10 Pasos Hacia el Éxito de tus Productos Gráficos Impresos

Hemos reunido en este artículo 10 puntos esenciales, bajo nuestro punto de vista, para conseguir el éxito de tus productos gráficos impresos:

1Busca el mejor impresor para cada trabajo.

Cada impresor tiene su especialidad, así que es importante que tengas un buen conocimiento de las posibilidades que te ofrece cada uno. Este conocimiento te permitirá dirigirte al proveedor más adecuado, sacando así el mejor partido a tu tiempo… y al del impresor.

2Implícate en el proceso.

La realización de productos gráficos impresos es un proceso complejo, no se trata de “darle a un botón” y que salgan las copias… hay toda una serie de pasos a seguir, requerimientos que cumplir y limitaciones de todo tipo a tener en cuenta. El impresor es el experto, eso es cierto, pero también lo es que sin tu colaboración, el proceso no puede llegar a buen puerto. El trabajo “codo con codo” entre el cliente y el impresor está en la base de todo proyecto gráfico de éxito.

3Valora más aspectos aparte del precio. El precio no lo es todo.

Pues sí, ya se sabe, lo barato… ¡sale caro! Desconfía de las imprentas “revientaprecios”, tarde o temprano lo vas a lamentar. Evalúa tus diferentes opciones buscando siempre la óptima relación calidad-precio, y ten en cuenta más factores en tu elección, tales como:

– Años de experiencia en el sector

– Referencias que te pueda ofrecer tu red de contactos profesionales

– Compromiso con la calidad, demostrable con trabajos realizados anteriormente

– Compromiso con la sostenibilidad y las buenas prácticas ambientales

– Posibilidad de visitar personalmente las instalaciones

En Cevagraf estamos comprometidos con la máxima calidad, a un precio razonable

4Detalla claramente  las especificaciones del trabajo.

La ambigüedad en las especificaciones suele ser la principal fuente de malentendidos con las imprentas. Antes de obtener el precio del producto que deseas imprimir, asegúrate de que conoces todas las especificaciones técnicas,  es decir:

producto gráfico especificaciones

Tipo de producto: ¿Qué es lo que quieres imprimir? ¿un flyer, un tríptico, una revista?

Cantidad: Número de unidades que deseas imprimir.

Formato: Las medidas. Se indican siempre ANCHURA x ALTURA, y en el caso de los productos que se entregan plegados o cerrados, distinguiremos el Formato ABIERTO y el formato CERRADO.

Papel: El TIPO de papel (los más habituales son: offset/estucado brillo / estucado mate / estucado semimate), y el GRAMAGE (da una indicación del peso del papel).

Tintas: El trabajo ¿se va a imprimir en Negro o en color? ¿se utilizan tintas directas o no? ¿llevará barniz?

Acabados: ¿Hay procesos posteriores a la impresión? (plastificado, relieve, estampado, plegados…).

Encuadernación: En el caso de revistas, libros y cuadernos, habrá que saber concretamente el tipo de encuadernación que deseas.

Los actuales desarrollos online han permitido acortar drásticamente el tiempo necesario para obtener el precio de un producto gráfico, reduciendo la ambigüedad en la comunicación con el consiguiente ahorro de tiempo para todas las partes.

Pero con lo anterior no basta, muchas veces se comete el error de centrarse solamente en el producto, pero en realidad, en la relación con el impresor, lo que se está demandando es un servicio. La consecuencia de esto es que se suelen olvidar detalles importantes, en especial los relacionados con los diferentes puntos de entrega, cantidad destinada a cada punto, y coste de las entregas. Estos detalles son causa de prisas y agobios del último momento para el cliente y para el impresor, pero se podrían evitar facilmente con un poco de previsión. El encargo de trabajos online permite mejorar también en este aspecto, ya que este tipo de datos se solicitan normalmente durante el proceso de compra.

5Asegúrate de que las especificaciones son definitivas.

Antes de calcular tu precio online o de pedir presupuesto, asegúrate de que las especificaciones son definitivas. Cambiar 3 o 4 veces las especificaciones iniciales, a menudo supone multiplicar  también el tiempo empleado en la gestión del proyecto. Si eres un diseñador gráfico, educa a tu cliente en la medida de lo posible para que respete tu tiempo.

6Trabaja con planificación y fechas límite.

Escenario típico: Diseñador presenta proyecto a  cliente. Cliente se lo toma con calma, no da respuesta. Pasa el tiempo. De repente, una llamada y aquel proyecto aparcado desde hace meses “despierta” y el cliente lo quiere para ya. Ahora todo son prisas y hay poco tiempo para hacer los últimos cambios en el diseño y para producir el trabajo.

En estos casos “límite” lo mejor es pedir a la imprenta el tiempo de producción del trabajo ya que las suposiciones que hagas, a veces basadas en tus experiencias anteriores, pueden estar equivocadas. El tiempo de producción depende de la cantidad de procesos del trabajo, de la carga de horas de máquina de la imprenta, de la disponibilidad de los materiales… si de entrada todas las partes son conscientes del tiempo con que se cuenta, se evitarán sorpresas de última hora. En cualquier caso, como en la gestión de cualquier proyecto, siempre es una buena costumbre trabajar con holguras de tiempos, nunca se sabe lo que puede suceder…

7Ajústate a las limitaciones de la industria.

Los procesos industriales tienen sus limitaciones, todo no se puede conseguir (por lo menos a un coste razonable). A menudo los impresores nos encontramos con especificaciones muy creativas, pero poco realistas, ejemplos:

– Papeles muy muy especiales que aportan ese “toque” que busca el creativo pero… tan especiales que multiplican por cuatro el precio de un papel estándar.

– Exceso de acabados especiales, pero que serían sustituibles por opciones más sencillas y aún así efectivas.

– Formatos inhabituales, que encarecen innecesariamente el producto.

– En los originales, aplicación de efectos muy espectaculares en pantalla, pero que no son reproducibles (o no de la misma manera) sobre papel. (Aquí, las extensas posibilidades de los actuales programas de maquetación, a menudo hacen más mal que bien). Muy relacionado con el siguiente punto.

En Cevagraf recomendamos trabajar con papeles y tamaños estándar, por economía y practicidad.

8Prepara bien los originales para imprenta.

Este es un punto clave. Siempre es mejor dedicar un tiempo extra a preparar concienzudamente el archivo que vas a enviar, que tener que solucionar los problemas cuando estamos a cinco días de la fecha límite de entrega de ese libro o esa revista. Imágenes en baja resolución, falta de sangres, perfiles de troquel mal indicados en los archivos… cosas como éstas son fuentes de retrasos y estrés de última hora.

Desde Cevagraf hacemos un esfuerzo contínuo por transmitir la forma correcta de preparar los originales:

Centro de ayuda global

Serie de Ebooks “El impresor responde”

9Dedica a la revisión de pruebas el tiempo necesario.

Has enviado el original a la imprenta, ¿para qué entonces ese email pidiéndote no-se-sabe-qué “aprobación”?

Al entrar en el flujo de trabajo de la Preimpresión, el contenido de los archivos puede sufrir alteraciones, causadas, por ejemplo, por el uso de fuentes poco fiables, o bien puede suceder que en un trabajo delicado aquel efecto que en pantalla era tan espectacular, no se plasme en el papel de la misma manera. Circunstancias como ésta se detectan en el momento de realizar la revisión de las pruebas enviadas por la imprenta, sean en formato electrónico o en papel.

Cevagraf dispone del portal Insite Prepress para agilizar el proceso de revisión de pruebas. Puedes ver aquí un breve video de introducción a Insite:

Si lo deseas puedes profundizar más con esta serie de artículos sobre Insite.

Otro caso que se suele dar es el de aquellos trabajos de naturaleza delicada en los que el impresor solicita al cliente la asistencia al inicio del tiraje (entrada en máquina). Créelo, no es una pérdida de tiempo, si el impresor te lo sugiere es porque en ese caso es conveniente.

Y último, pero no menos importante:

10Evita en la medida que puedas cambios de última hora en los pedidos.

Los cambios de última hora, es decir, cuando ya está el pedido en marcha en el departamento de Producción, pueden representar sobrecostes añadidos:

– Cambios en el contenido cuando las planchas ya estan filmadas, supone repetición de planchas.

– Cambios en el tipo de papel cuando ya está comprado y cortado a medida,  implica repetir la compra… y ver de qué manera aprovechar el papel inicial.

– Cambios en los lugares de entrega: no es lo mismo un lugar de entrega que cinco; no es lo mismo entregar a 10 Km de los talleres que a 1.000 Km.

Como hemos dicho en puntos anteriores, una buena planificación es la clave para no encontrarse con sorpresas desagradables.

Y ¡llegamos al final de nuestra lista! ¿Qué opináis? ¿Añadiríais algún otro punto?

 

10 Pasos Hacia el Éxito de tus Productos Gráficos Impresos
Valora el contenido