Cómo imprimir catálogos con poco presupuesto


Vivimos tiempos en los que es fundamental ajustar los costes de cualquier acción publicitaria. Hoy en día no se puede derrochar ni un euro: la diferencia entre el éxito o el fracaso de una campaña se encuentra tanto en los beneficios que se obtengan de ella como en los costes necesarios para su puesta en marcha.

En artículos anteriores hemos hablado sobre cómo medir la efectividad de los catálogos impresos y nos hemos referido también a las formas de mejorar el ROI de un catálogo. Sin embargo,  nos faltaba abordar el tema de los costes… a continuación te recordamos algunos puntos en los que puedes conseguir un ahorro:

La Tirada

Es obvio, pero antes de encargar el trabajo al impresor, piensa bien cuál va a ser la tirada necesaria para tu campaña. Ajustar la tirada a las necesidades reales es un punto importante desde un punto de vista de ahorro de costes y… mal asunto tanto si se hace una estimación al alza como a la baja. Si imprimes más catálogos de los que finalmente vas a utilizar… ¡antieconómico y antiecológico! ¿qué vas a hacer con ellos? Y si imprimes menos de los que necesitas, ten en cuenta que imprimir una cantidad de catálogos en dos pedidos diferentes (el original que se quedó corto + la reimpresión) siempre será más caro que imprimirlos de una sola vez a causa de los costes fijos de entrada en máquina.

imprimir catálogos en impresión digital

Impresión digital, la mejor opción para tiradas cortas o medias

Las Medidas

Imprimir un catálogo con medidas poco habituales tiene sus ventajas: como pieza publicitaria quizá llame más la atención y destaque tu catálogo del resto pero por otra parte probablemente lo encarecerá ¿vale realmente la pena? Si lo que quieres es ajustar costes, decídete por medidas estándar DIN. Piensa que si no se trata de una medida habitual, tu impresor probablemente deberá preparar el papel a una medida especial, con el consiguiente incremento de coste.

Las Tintas

Estamos hablando de catálogos, lo normal es que quieras que tus productos se vean reproducidos sobre el papel “tal como son” y para ello nada mejor que elegir impresión a color. Sin embargo, la elección de las tintas tiene una gran incidencia en el coste final del catálogo tanto si éste se va a imprimir en impresión digital como en offset así que, si la naturaleza de tu producto/catálogo lo permite, considera la posibilidad de imprimir en negro.

tintas para imprimir catálogosUna vez te has decidido por el color, si quieres ahorrar, aléjate de tintas especiales, y si tu diseño lo permite, también de tintas directas y barnices. Pero ojo con ir demasiado lejos en nuestro “empeño ahorrador”: en ocasiones es recomendable, incluso imprescindible, aplicar barniz a los catálogos (en el caso de diseños con mucha carga de tinta, por ejemplo).

 

El Papel y los Acabados

Si quieres ahorrar en el papel, elige un estucado estándar. El 90% de los catálogos del mercado se imprimen sobre papel estucado. És lógico, teniendo en cuenta que en la mayoría de catálogos es importante la reproducción fiel de los colores de los productos. El papel estucado resalta el color de tus imágenes en cambio el papel offset, los apaga (esto es debido a que en el caso de los estucados la tinta no penetra en el interior del papel, se seca en la superficie).

Por otra parte, piensa que los papeles especiales se consumen mucho menos que los estucados estándar, por lo que sus costes de producción son más elevados, en ocasiones muucho más elevados.

Los papeles estucados se subdividen en dos grandes familias: los estucados brillantes y los estucados mate. En principio ambos son adecuados para un catálogo. Ten en cuenta sin embargo que si tu catálogo tiene mucho texto será mejor imprimir en mate o semimate ya que el estucado brillante produce reflejos que pueden dificultar la lectura. Si lo que deseas es impactar con el color de las imágenes, elige un estucado brillo.

Los papeles reciclados suelen ser un poco más caros que los simplemente ecológicos, pero como empresa deberías valorar cuidadosamente otros factores que pueden decantar tu decisión: los beneficios al medio ambiente y por qué no decirlo, a la imagen de tu empresa, ¿valen el pago de un pequeño sobreprecio?

Un detalle al que no se suele prestar mucha atención es la diferencia entre papel de cubierta y papel de interior. Si eliges el mismo papel para todo (cubiertas e interior), te saldrá más barato.

Cualquier acabado que añadas al catálogo (troquelados, stampings, etc) lo encarecerá. Si tu objetivo es exprimir el presupuesto… mejor déjalo para otra ocasión 😉

Otros aspectos

Existen otros detalles que, en menor medida, pueden contribuir a disminuir el coste de tu catálogo, como por ejemplo:

    • La revisión de archivos: una revisión de archivos a fondo, realizada por un profesional, tiene un coste. Si dispones en tu empresa de un profesional que pueda efectuar esa revisión, eso que te ahorras.
    • La presentación del trabajo: El impresor puede entregarte un catálogo directamente en cajas, o bien retractilado por grupos de por ejemplo 100 unidades, o con retractilado unitario… el retractilado protege el producto pero es un proceso adicional que, en algunos casos, no es imprescindible.
    • Los costes de transporte: Otra forma de recortar costes es que pases a recoger tu pedido a la imprenta.
Son consejos muy sencillos, casi obvios…
pero precisamente por eso muchas veces los olvidamos…

 

¿Necesitas imprimir catálogos? ¡Haz click aquí!

 

Imagen destacada, diseñada por Freepik
Cómo imprimir catálogos con poco presupuesto
Valora el contenido