,

Cómo Preparar Cubiertas e Interior de un Libro para la Imprenta


libro imprenta

Elección del tipo de encuadernación

Cuando se trata de llevar a imprimir libros a la imprenta, bien sea nuestro catálogo de productos, la edición de un libro, una memoria corporativa, etc., podemos optar por diversos sistemas de encuadernación: encuadernación en grapa, rústica, espiral o wire-o, principalmente.

La elección del tipo de encuadernación es algo muy personal, pero nos decantaremos por una encuadernación en rústica si queremos un acabado final elegante, consistente y en forma de libro. Aparte del acabado final, el condicionante más importante para elegir una encuadernación en rústica es un número de páginas considerable para nuestra publicación. Otro condicionante sería un gramaje alto del papel. Por poner un ejemplo, con una publicación de 64 páginas, y con un gramaje de papel de 150 gr., ya podemos ir pensando en una encuadernación en rústica. En nuestro anterior artículo La impresión de libros… ¡no es cuestión de magia! podrás encontrar indicaciones más detalladas en cuanto a la elección del tipo de encuadernación, y también del papel y las tintas.

Así pues, entremos directamente en materia, y en cómo preparar los archivos para llevarlos a imprenta. Aclararemos que una encuadernación rústica puede ser cosida o fresada, pero la preparación de los documentos es la misma para ambos casos.

Preparación de los documentos

El método más estandarizado para el sistema de archivado son los documentos en formato PDF. Y como punto de partida a este artículo tendremos siempre en cuenta que cuando hablamos de archivos PDF, deben ser preparados siempre en base a 3 conceptos principales:

primero, que los archivos PDF sean de alta calidad
segundo, que tengan marcas de corte (que nos indicarán el formato de la página) y
tercero, con un sangrado de 3 mm.

¿Cuántos documentos envío a la imprenta?

Entremos directamente en materia con respecto a la encuadernación en rústica. Hay dos conceptos principales: las páginas interiores y la cubierta. Así pues, por un lado, prepararemos un archivo PDF con todas las páginas interiores, y por otro lado, otro archivo PDF aparte con la cubierta.

¿Cómo preparo las páginas interiores?

Veamos cómo tenemos que preparar los archivos PDF para las páginas interiores. Deberán cumplir los 3 requisitos antes comentados, y las páginas deben ir sueltas, es decir, cada página de nuestro archivo PDF será una página de nuestra publicación, o sea, no las montaremos ni como pliegos, ni les aplicaremos ninguna imposición que pudiera ofrecernos nuestro programa de edición a la hora de preparar el archivo PDF. Fácil, ¿no?

¿Cómo preparo las cubiertas?

El tema más delicado es cómo preparar las cubiertas, ya que debemos tener en cuenta que una encuadernación rústica tiene un LOMO, que es el espacio provocado por el grosor de los pliegos, y donde, normalmente, aprovechamos para poner el título de nuestra publicación y el nombre del autor.

Pues bien, en nuestro día a día encontramos diversos casos: o bien nos envían la portada y la contraportada junto con las páginas interiores, todo en un archivo PDF, o bien nos envían las cubiertas separadas en un archivo PDF de tres páginas (página 1 portada, página 2 lomo, y página 3 contraportada).

Si enviamos nuestros archivos así a la imprenta, muy probablemente nos cobrarán un extra en el precio por manipular los archivos y arreglar la cubierta para su correcta impresión. Vale la pena  prepararlas nosotros correctamente y así ahorrarnos ese precio extra, ¿no?

Para ello yo siempre pongo el mismo ejemplo a mis clientes, para explicarlo de una manera sencilla y práctica: Imaginemos que a un libro le arrancamos la cubierta, separando ésta de las páginas interiores. ¿Qué obtenemos? Una hoja donde por un lado tenemos la contraportada, el lomo (exterior) y la portada (llamaremos a esta página: parte exterior de la cubierta) y al darle la vuelta a la hoja, tendremos el interior de portada, el lomo (interior), y el interior de la contraportada (llamaremos a esta otra: parte interior de la cubierta).

Pues es así de fácil, prepararemos un archivo PDF con dos páginas:

Primera página del PDF = parte exterior de la cubierta (contraportada + lomo (exterior) + portada).

Segunda página del PDF = parte interior de la cubierta (interior de portada + lomo (interior) + interior contraportada).

Pongamos un ejemplo: un libro en el que las páginas interiores tienen un formato A4 (210 x 297 mm), y sabemos que el lomo mide 7 mm. Las dos páginas de nuestro archivo PDF medirán 427 x 297 mm. Desmenucemos el ancho con medida 427 mm, partiendo de la cara exterior de la cubierta: 210 mm (contraportada) + 7 mm (lomo) + 210 mm (portada). Total: 427 mm. Lo mismo, pues, para la parte interior de la cubierta, con la única salvedad que en la parte interior de la cubierta, el lomo (interior) lo podemos dejar en blanco, porque es en ese espacio aplicaremos el encolado para unir la cubierta con las páginas interiores.

cubierta-trazado_720

Por último, aunque no por ello menos importante, tendremos en cuenta también el HENDIDO DE CORTESÍA. Como su nombre indica, es un hendido que se aplica en la portada y en la contraportada a unos 7 mm aproximadamente del lomo. Estos 7 mm de distancia que van del lomo al hendido pegan la cubierta a las páginas interiores, como vemos en la siguiente ilustración:

hendido-de-cortesia_720

Con ello conseguimos que la cubierta quede mejor adherida a las páginas interiores y, al mismo tiempo, le da un toque de elegancia. Pero tengamos muy presente esto para el diseño que apliquemos a la parte interior de la cubierta (interior de portada e interior de contraportada), ya que en esta franja que queda pegada, no podremos aplicar ningún texto o fotografía que para nosotros sea importante, simplemente porque no se verá. Este es un punto que muchas veces olvidamos y que nos puede evitar muchos sustos. ¡Toma nota pues! 😉