,

Cómo distinguir a una imprenta sostenible


Las credenciales de la imprenta sostenible

Muchas son las imprentas que operan hoy en día en el mercado. El cliente que desea imprimir un trabajo cualquiera tiene a su disposición una amplia oferta de impresores. En síntesis, lo que el cliente espera de una imprenta es obtener un producto impreso de calidad a precios económicos… sin olvidar la puntualidad en los plazos de entrega.

A lo largo del proceso productivo, el pedido del cliente pasa por varias etapas. No sólo hay que tener en cuenta el qué (la calidad del producto impreso y su precio de compra), sino también el cómo (cómo se gestiona el pedido en la imprenta desde el inicio hasta el final de la cadena productiva). Un mismo pedido gestionado por imprentas distintas puede tener asimismo diferentes repercusiones, tanto en el medio ambiente, como en el entorno social.

A la hora de elegir una imprenta, hay que tener en cuenta unos criterios de calidad para decantar la balanza a favor de uno u otro impresor. Estos criterios de calidad se traducen en una serie de buenas prácticas, fácilmente cuantificables y evaluables. Estas buenas prácticas conforman lo que podríamos denominar “credenciales” de la imprenta sostenible.

Vamos a enumerar algunas de las más importantes:

Máxima facilidad al cliente para la obtención del precio y la realización del pedido.

La palabra que mejor define esta práctica es “simplificar”. Cuanto más fácil sea para el cliente obtener el precio de su producto, tanto mejor. Y si además el proceso de compra es asimismo fácil y amigable, entonces estamos cerca de la excelencia como impresores.

En general, hay 2 modelos diferentes de imprentas en el mercado. Por un lado, tenemos las imprentas que se ciñen al modelo de negocio tradicional. Por otro, están las imprentas cuyo modelo de negocio es online. En el primer grupo, para obtener el precio de un producto el cliente tiene que pedir un presupuesto, cuidando de consignar con exactitud todos los datos; tiene que esperar a que la imprenta le responda; una vez tiene el precio, si éste le encaja tiene que formalizar el pedido. En resumen, el cliente invierte tiempo y trabajo. Tiempo, porque en ese proceso pueden pasar como mínimo 24 horas… o más, dependiendo de la agilidad de la imprenta para pasarle la oferta. Y trabajo, porque tiene que escribir todos los datos del pedido, contactar con el impresor, reclamar el presupuesto… En cambio, en el modelo de negocio online el cliente obtiene el precio al momento, gracias a la implantación del sistema conocido como tienda online; y no sólo el precio, sino que también puede ver los días de producción necesarios. El cliente puede saber el precio, al momento, de cuantas variantes se le ocurran para su proyecto. La inmediatez es esencial: se acabaron las esperas, se acabaron las molestias. El cliente ve el precio y realiza el pedido con unos pocos “clics”.

imprenta sostenible online barata

Puntualidad en la entrega de los pedidos.

El refrán afirma: “No sirve el correr, sino el llegar a tiempo.” En la imprenta online el cliente puede ver los días de producción necesarios para su pedido. Estos días se trasladan al pedido. De esta forma, el cliente sabe cuándo recibirá su trabajo. La transparencia es total. En el modelo de negocio tradicional, en cambio, el cliente se ve obligado a preguntar al impresor la fecha prevista de entrega; si el impresor es “voluble”, tal fecha puede variar, o se puede incluso incumplir. Resultado: más trabajo y más incertidumbre para el cliente. En el modelo de negocio online, el cliente está tranquilo porque de entrada sabe la fecha de recepción de su pedido.

Buenas prácticas ambientales.

La imprenta sostenible cuida tanto del medio ambiente como de sus propias instalaciones. A través de una serie de sencillas medidas, la actividad de la imprenta puede ser muy respetuosa con el medio ambiente: recirculación del agua tanto en las máquinas de impresión como en las reveladoras de los CtP; reciclado de los productos químicos utilizados en el revelado de planchas; reutilización de la energía reactiva (ésta es la energía liberada por las máquinas cuando se ponen en marcha); utilización de tintas basadas en aceites vegetales; alimentación automática de la tinta a las máquinas de impresión, mediante tuberías que parten de depósitos de tinta de gran capacidad; optimización de los formatos del papel en máquina; impresión sin alcohol isopropílico en la solución de mojado. En esencia, la reducción del consumo energético y la reducción del consumo de agua son los aspectos más importantes para el respeto al medio ambiente. Ahora bien, no hay que creer ciegamente al impresor por el simple hecho de que éste afirme que cumple con ciertas prácticas medioambientales…

Apertura de las instalaciones.

¿Cómo estar seguros de la sinceridad de los compromisos medioambientales del impresor? Hay un indicio cierto para comprobarlo: su disponibilidad para enseñar sus instalaciones. El impresor comprometido con el respeto al medio ambiente facilita a sus clientes la visita a sus centros productivos; de esta manera, el cliente constata que los compromisos del impresor con el medio ambiente no son pura retórica. Además, el cliente percibe con nitidez cuáles son las máquinas y por tanto los procesos productivos que el impresor puede realizar internamente, aspecto que entronca directamente con el siguiente punto.

imprenta sostenible


Realización de los procesos productivos en las propias instalaciones.

Es lo que los franceses denominan “en interne” (internamente, en el seno de las instalaciones propias). El impresor integral realiza la totalidad o la casi totalidad de los procesos de la producción en sus propios centros productivos, sin tener que subcontratar nada. ¿Cuáles son las ventajas? Abrumadoras. El impresor controla tanto la calidad de los pedidos como el cumplimiento de los plazos de entrega, de lo cual el cliente es el principal beneficiario. Puesto que el impresor no depende de terceros, cuenta con sus propios recursos y se responsabiliza por entero del trabajo en curso. Para ello, es necesaria una gran versatilidad en el personal de producción, algo que está directamente relacionado con el siguiente punto.

Modelo de empresa cooperativo.

En el modelo cooperativo, los trabajadores son los propietarios de los medios de producción. En contraposición al modelo mercantil, en el que impera la dicotomía empresario / trabajador, en el modelo cooperativo impera la figura del socio-trabajador.  Es decir, los que trabajan son a la vez los dueños de la empresa. Por consiguiente, su compromiso con la calidad del trabajo es total; su empeño por cumplir con los plazos de entrega es radical. Para conseguirlo, la flexibilidad del personal de producción permite adaptarse a las circunstancias. Además, en el modelo cooperativo prima el mantenimiento y la creación (en lo posible) de los puestos de trabajo. El beneficio del colectivo está por encima de todo interés particular.

¿Qué significa ser una “imprenta sostenible”? Significa tener asumidos unos valores que rigen todas las actividades. El compromiso social y el respeto al medio ambiente son algunos de estos valores. Se trata de trabajar en el presente con visión de futuro; algo que las generaciones futuras sin duda agradecerán.

Cómo distinguir a una imprenta sostenible
5 (100%) 2 votes