El Barniz y sus Aplicaciones: Todo lo que Necesitas Saber


Hoy hablaremos sobre el barniz y sus aplicaciones en la impresión offset. Nos referiremos concretamente al conocido como “barniz de máquina”, denominado así por el hecho de ser aplicado en la misma máquina de imprimir que realiza la aplicación de tintas de cuatricromía o directas, y sin la inclusión de módulos de secado adicionales (como en el caso de los barnices UV).

Finalidad del barniz en un producto impreso

Su finalidad es principalmente la protección de la impresión frente al desgaste que puede sufrir el producto impreso (rozaduras, el contacto con la grasa de las manos, etc.). Por otra parte, su aplicación permite dar a nuestros catálogos, revistas, folletos, etc. un acabado de mayor calidad, consiguiendo transmitir un efecto brillo o mate imposibles de obtener sólo mediante la elección del papel.

Diferentes tipos y aplicaciones del barniz para papel

Los tipos de barniz de máquina más habituales, con los que trabajamos en Cevagraf, son 3:

Barniz brillante. Permite resaltar el brillo del papel, consiguiéndose un efecto de resalte de las imágenes muy adecuado para aquellos productos gráficos cuya finalidad es atraer la atención o directamente la venta. Suele utilizarse en trípticos, flyers y cubiertas de catálogos. Aunque nada impide que se pueda aplicar sobre un papel estucado mate o semimate, lo lógico es utilizarlo sobre un papel estucado brillante, a fin de realzar las propiedades intrínsecas del papel.

Barniz mate. Consigue el efecto contrario, es decir, disminuye los reflejos producidos por el papel. Su uso es adecuado en  aquellos productos en los que el texto predomina sobre la imagen, aunque puede utilizarse igualmente en catálogos comerciales. De hecho, en algunos países (como es el caso de Francia) el tipo mate suele identificarse y aplicarse a folletos y catálogos que desean transmitir una imagen de calidad. Habitualmente se aplica sobre papeles estucados mate o semimate.

Barniz semimate. Con características intermedias entre los dos anteriores.

¿Cuándo es necesario?: Fondos de color

Hay ocasiones en las que es muy recomendable, si no imprescindible, la aplicación de barniz:

En los casos en los que el diseño tenga fondos de color, especialmente si se trata de colores oscuros, es decir, que implican una gran carga de tinta, su aplicación previene el efecto de “refrote”, es decir, el hecho de que la tinta de la cara de una hoja traspase al dorso de la siguiente, manchándola.  Este efecto es especialmente visible en el caso de interiores de catálogos en los que quedan enfrentadas una página con muy poca tinta al lado de otra con mucha carga:

cuando aplicar barniz para papel

Ejemplo de páginas enfrentadas en un catálogo, en las que seria conveniente aplicar barniz

La precaución de barnizar fondos de color es recomendable en papeles brillantes o semimate, e imprescindible en el caso de los papeles mate, ya que son los que más tendencia tienen a manifestar el efecto de “refrote”.

Cuándo no barnizar: Papeles offset

En el caso de los papeles offset o porosos en general (Conqueror, Rives…) , la aplicación de barniz no aporta ningún beneficio adicional, ya que la porosidad inherente al papel offset provoca que el barniz penetre dentro de las fibras del papel (secado por penetración) en lugar de permanecer en la superficie del mismo (secado por oxidación). Lo único que conseguimos es “empastar” el papel.

Cómo saber si un papel está barnizado

En muchas ocasiones nos será de utilidad poder reconocer si un papel está barnizado o no. Existen diferentes formas de saberlo:

1Por el olor: Los papeles barnizados desprenden un olor característico, distinto de los otros.

2Por el tacto: Su aplicación le da al papel un tacto un poco más rugoso que el suyo propio.

3Por las huellas dactilares: Sobre un papel barnizado la huella queda menos marcada que en un papel sin.

Para cualquier consulta sobre la aplicación de barniz a vuestros proyectos, podéis dejar vuestros comentarios a continuación, os los contestaremos en breve.