¿Por qué el modelo cooperativo es más social?


Comprar servicios al modelo cooperativo

Al ser consumidores o clientes del modelo cooperativo, se está colaborando en la construcción de un modelo de sociedad más democrático, más justo y equitativo.

modelo-cooperativo

Esto siempre ha sido así, pero en el momento actual en el que se están poniendo en evidencia tantos abusos cometidos por los poderosos, por los que ocupan puestos importantes, por los dirigentes de los bancos, patronales y hasta del propio gobierno; y a la vez se piden grandes sacrificios a la gente humilde y trabajadora y a la clase media, a la que se la está expoliando; es el momento en que los obreros, los ciudadanos, el pueblo trabajador, debemos reaccionar, haciendo una acción contundente, y la mejor manera es desde el consumo, todos somos consumidores, y nosotros, “la gente del pueblo” somos la mayoría; y es aquí en el número donde tenemos la fuerza más grande, para que dirigiendo esta fuerza potenciemos un modelo de economía u otro.

Cuando compramos o pedimos un servicio a una cooperativa estamos potenciando otro modelo de sociedad que nos favorece a todos. La cooperativa promueve la democracia más auténtica, pues todos los socios trabajadores son propietarios de la empresa, y cada persona tiene un voto en la Asamblea, con el que decide todo lo referente a su empresa.

Cuando compramos o pedimos un servicio a una cooperativa estamos potenciando otro modelo de sociedad que nos favorece a todos.

La cooperativa no busca el lucro en sus operaciones, no trata de beneficiarse de nadie. Los resultados positivos en su cuenta de explotación se llaman excedentes, y éstos se utilizan para la consolidación de la propia cooperativa destinando un mínimo de un 30% a su Fondo de Reservas (asegurando sus puestos de trabajo y en muchos casos ampliándolos). Además, antes de haber llegado al resultado positivo en su cuenta de pérdidas y ganancias, ya ha aplicado un 10% a un Fondo destinado a la Educación, formación y promoción cooperativas, es decir a fines sociales de los propios socios, trabajadores, familiares y del entorno de la propia cooperativa. El resto de los excedentes se distribuye en proporción a la actividad cooperativizada de cada socio.

La cooperativa, por los valores que promueve sustituye la competencia por la ayuda mutua; la explotación por la solidaridad. Comparado con lo que hacen las multinacionales, los bancos o sencillamente las Sociedades Anónimas, no hay color, en estos el capital se lleva todos los beneficios y el trabajador se ve siempre a expensas de lo que le quiera pagar su patrón.

La cooperativa, por los valores que promueve sustituye la competencia por la ayuda mutua; la explotación por la solidaridad.

La economía del capitalismo ya hemos visto donde nos ha llevado, probemos entonces con otra economía, una que sea solidaria y humana, tal como promueve el Cooperativismo.

Dicho todo esto, recordar que podemos encontrar cooperativas en todos los ámbitos de nuestro consumo, hay entidades bancarias cooperativas como Fiare, Cajamar, … Hay cooperativas donde contratar la energía eléctrica como Som Energia. Tiendas de alimentación ecológica como Font de Vida. Imprentas como Cevagraf. Y así podríamos ir nombrando multitud de cooperativas en todos los sectores, como material escolar, transportes, seguros, bicicletas, ropa, etc. etc. Es cuestión de saber elegir en el momento de la compra o de la contratación del servicio.

En Cevagraf creemos en este principio, y colaboramos con otras entidades cooperativas a diferentes niveles. Aquí podéis ver cuáles son algunas de nuestras colaboraciones.

Se me quedó grabado un eslogan que utilizó un partido de izquierdas en una de sus campañas, dice: “El pesimista siempre tiene una excusa, el optimista siempre tiene un proyecto”. Pues bien, éste es el mejor proyecto para cambiar las cosas, de una manera gradual y pacífica: Apoyando el cooperativismo, pues en él las clases sociales desaparecen, el “amo” y el “trabajador” se dan la mano, porque los dos son la misma persona.