¿Por qué asistir a la entrada en máquina de mi trabajo impreso?


entrada-maquina

Hoy en día, la mayor parte de los trabajos de imprenta se realizan en cuatricromía. La utilización de las tintas de proceso (Cian, magenta, amarillo y negro) permite una gran variedad de posibilidades en el diseño. Lo más llamativo es la profusión de fotografías en color, así como logos corporativos.

No obstante, hay dos factores que el diseñador y el cliente deben tener en cuenta:

1 Los colores que se ven en la pantalla del ordenador son colores luz (modo de color RGB), mientras que los colores de las tintas de impresión son colores pigmentos (CMYK).

2 Los colores varían mucho según el soporte papel utilizado. Los colores más vivos se obtienen en impresión sobre papeles estucados (brillo o semimate), mientras que los papeles offset o no estucados muestran colores más apagados.

Obviamente, el resultado final impreso no quedará exactamente igual que la visualización de los archivos en pantalla. En trabajos de calidad estándar, esto no supone mayor problema. Pero en trabajos de alta calidad (catálogos de prendas de vestir, de muebles o de obras de arte), es necesario tomar precauciones para evitar sorpresas desagradables.

Hay una solución para asegurarse del resultado final de la impresión: la asistencia a la Entrada en máquina. Se trata de que el cliente acuda a la imprenta y esté presente en la arrancada del tiraje, a fin de comprobar y validar el color.

¿Cuándo es recomendable asistir a la Entrada en máquina? Todo depende de la intención del cliente. Éste debe ponderar varios factores: si el trabajo a imprimir contiene fotografías de alta calidad de productos que se venden en dicho catálogo; si contiene efectos de diseño muy bonitos en pantalla pero difícilmente predecibles en la impresión; si hay logos o elementos corporativos (imagen de marca); si el trabajo contiene tintas directas especiales (oro, plata, colores metalizados…).

La asistencia a la Entrada en máquina es la manera más práctica de asegurarse del resultado final en la impresión. Supone una garantía de tranquilidad para el cliente.

Además, tiene otra ventaja, no menos importante: el cliente se hace consciente de cómo es la imprenta que ha elegido. Al visitar las instalaciones de la imprenta para la Entrada en máquina, el diseñador o el cliente conoce de primera mano tanto las máquinas como el entorno de trabajo. De esta manera, él puede constatar si realmente dicha imprenta le merece confianza.