Mujeres e imprenta


Tradicionalmente y desde su creación, la imprenta ha estado directamente relacionada con los conocimientos intelectuales, los avances científicos, la literatura, la cultura, y la revolución que supuso el disponer con más facilidad de libros e información, al alcance de personas que de otra forma no podrían acceder.

La historia nunca ha sido benevolente con las mujeres, en cuanto a recordar o dejar constancia de su paso por las diferentes artes. Ninguneadas por métodos historiográficos que han implicado la selección, la clasificación y la priorización de ciertos tipos de diseño y modos de producción, tradicionalmente fuera del control de las mujeres, las ha dejado excluidas de la historia y el recuerdo colectivo. Sin embargo, desde el nacimiento de la imprenta tipográfica, las imprentas han sido negocios fundamentalmente familiares, y aunque en la bibliografía especializada no se encuentren referencias a la labor y participación que tuvieron las mujeres, existen evidencias de que su participación no fué anecdótica ni casos aislados.

Así, por nombrar algunas, tenemos los ejemplos de las monjas de San Jacopo di Ripoli en Florencia, que trabajaban como impresoras ya en 1476, o el caso de la viuda de Bodoni, que en el siglo XVII se encargaría de sacar a la luz el Mannuale Tipografico, legado fundamental de su marido.

Para ampliar la información y descubrir impresoras e imprentas dirigidas por mujeres, y su importancia en la historia de la imprenta, imprescindible el artículo Mujeres y tipografía: un lugar en la historia” de Monográfica.org.

Igualmente recomendable es el artículo: Herederas de la letra: Mujeres y tipografía en la “Nueva España”, de unostiposduros.com

mujeres e imprenta

Adobe Caslon Pro, 1990, obra Carol Twombly. 

 

 

Mujeres e imprenta
Valora el contenido