PPI, DPI, LPI… ¿Cómo se mide la resolución de las imágenes?


El concepto de resolución no es fácil de comprender.

Todo aquél que se haya adentrado un poco en el mundo de la imagen digital informándose a partir de diversas fuentes habrá observado la confusión que existe en torno a la resolución: qué es, cómo se mide, qué tipos de resolución existen… en este artículo vamos a tratar de aclarar algunos (sólo algunos) de estos conceptos.

¿Qué es la resolución de salida de una imagen digital?

Como todos sabemos, una imagen digital está formada por puntos de información llamados pixels.

El tamaño de una imagen se define por la cantidad total de pixels que posee, resultado de multiplicar su altura en píxeles por su anchura. Existe la confusión muy extendida de llamar “resolución de imagen” al concepto “tamaño de imagen”.

Bien, pues la resolución de salida no es otra cosa que la cantidad de pixels que un dispositivo de salida (impresora, filmadora) representará en una unidad de longitud determinada.

Así, por ejemplo, si decimos que una imagen tiene una resolución de 200 pixels por centímetro ¿Qué quiere decir exactamente? Significa que estamos indicando a nuestro dispositivo de salida que represente 200 pixels (en línea) de la imagen por cada centímetro.

resolución baja

Tamaño de los pixels en una imagen de baja resolución

resolución alta

Tamaño de los pixels en una imagen de alta resolución

La resolución es una medida de “densidad” de información y de grado de detalle (que no calidad) de la imagen: una imagen con 200 pixels por centímetro tiene sus pixels más “apretados” que una con 100 pixels por centímetro. Es decir, la primera tiene mayor resolución que la segunda.

Es importante destacar que la resolución de salida es simplemente una información que añadimos a la imagen para que sea utilizada en el momento en el que la vayamos a representar. En sí, la resolución no influye sobre la cantidad de pixels que posee la imagen.

Por influencia anglosajona, la resolución no suele medirse en pixels por centímetro sino en pixels por pulgada (1 pulgada = 2,54 cm.). Además, suele utilizarse la abreviatura en inglés: ppi (“pixels per inch”).

Así pues, decimos que una imagen digital tiene una resolución de, por ejemplo, 96 ppi, o 300 ppi…

Podría ser así de sencillo peeroo… cuando se trata de imprimir la imagen… ¡la cosa se complica!

¿Por qué? Porque una cosa es una imagen digital, formada por píxeles perfectos, y otra cosa es una imagen impresa.

¿Qué es la resolución de impresión?

Para obtener una imagen impresa, tenemos que pasar del mundo digital al mundo real: cualquier dispositivo usado para imprimir (sea una impresora doméstica, sea una imprenta offset), tiene que transformar de alguna manera los píxeles digitales (que pueden tener miles o millones de colores) en puntos de tinta físicos, reales, (cada punto de impresión es de un solo color, no es una mezcla de varios colores, como en el caso de un pixel).

Aquí el punto clave a retener es que para representar un pixel, una impresora utiliza no una, sino varias “gotas de tinta” o “puntos”. Es por esta razón que distinguimos entre:

  • Resolución de Salida: es la que hemos explicado hasta ahora. Se llama así porque es la cantidad de píxeles por pulgada a la que los software de gestión mandan imprimir las imágenes a los dispositivos de salida (impresoras o filmadoras, por ejemplo).
  • Resolución de Impresión: Es la concentración (en este caso, de puntos de impresión) que un dispositivo puede imprimir, por unidad de longitud. La unidad de medida que se utiliza son los puntos por pulgada (ppp) o en inglés: dpi (dots per inch).

Como veremos a continuación, sólo hay un caso en el que la resolución de salida y la resolución de impresión son coincidentes.

¿Qué es la resolución de trama?

La resolución de trama o lineatura es un concepto un poco más complicado de entender (pero no imposible 🙂 ), que suele confundirse con la resolución de impresión, cuando no son lo mismo.

Para entender la diferencia, antes tenemos que tener claros los conceptos de imagen de línea e imagen tramada. Veamos:

Una imagen de línea es aquella que sólo cuenta con dos tonos: o bien hay un color al 100%, o no hay nada. Por tanto los pixels que forman este tipo de imágenes sólo admiten dos valores (1 ó 0).

Imprimir

Los dispositivos representan este tipo de imágenes directamente: Si le decimos a una impresora que represente 1200 píxeles de imagen por pulgada, lo hará, utilizando… 1200 puntos de impresión por pulgada. El límite, claro, estará en las características técnicas de la impresora (su resolución de impresión máxima).

Fijaos que en el primer caso hablamos de una resolución de salida (la orden que se envía desde el software al dispositivo) en ppi (pixels per inch), mientras que en el segundo se trata de resolución de impresión (cantidad de gotas que puede representar el dispositivo por unidad de longitud), en dpi (dots per inch). Así que en el caso de las imágenes de línea, la resolución de salida sí que es igual a la resolución de impresión (un pixel = un punto).

¿Pero qué sucede si queremos imprimir tonos intermedios? Como un punto no se puede imprimir a medias, tendremos que recurrir al “truco” de tramar la imagen.

Para ello el dispositivo de salida lo que hace es descomponer la imagen en áreas minúsculas llamadas “celdas de semitono”. En cada una de estas celdas se representará un punto (punto de trama o de semitono), cuyo tamaño estará en relación con la intensidad del tono a representar.  Así, para un color determinado (por ejemplo negro, pero podría ser cualquier color), puntos grandes representarán tonos del color próximos al 100% (que a simple vista se verán como gris muy oscuro), mientras que puntos muy pequeños representarán tonos próximos al 0% (que darán la sensación de gris muy claro).

resolucion-lineatura

Es importante tener claro que un punto de trama no es lo mismo que un punto de impresión: Un punto de trama está formado por muchos puntos de impresión, y será más grande o más pequeño dependiendo del porcentaje de color a representar (esto es así en las tramas convencionales, no en las tramas FM, pero eso da para otro artículo 😉 ).

Bien, pues la Lineatura no es más que… la densidad o concentración de puntos de semitono por unidad de longitud. Se mide en líneas por centímetro o más habitualmente en líneas por pulgada (lpi). El concepto de lineatura va ligado siempre al de trama, es por ello que también recibe el nombre de “resolución de trama”.

Como hemos visto, la trama hace posible representar muchos tonos de un mismo color. De hecho, dando un paso más descubrimos el principio de la reproducción de imágenes en color: se basa en superponer 4 tramas como las que hemos visto, de 4 colores diferentes (Cian, Magenta, Amarillo y Negro), en diferentes ángulos de inclinación, de forma que el mayor o menor tamaño de los puntos de cada color en un área determinada, genera la percepción de diferentes colores.

Bueno, pues hasta aquí el post, esperamos haber aclarado un poco esta sopa de letras y conceptos en torno a la resolución 😉

En un próximo post veremos la diferencia entre las tramas convencionales y las tramas estocásticas.

PPI, DPI, LPI… ¿Cómo se mide la resolución de las imágenes?
Valora el contenido