Preimpresión y Diseño: El 2×1 perfecto


Por Vivi Suárez
Directora Creativa MagicalArtStudio

carta pantone preimpresión

Muchos diseñadores gráficos carecen de conocimiento en preimpresión y esto es un error muy grave que las agencias y las imprentas terminan pagando caro. Bajo mi punto de vista y experiencia un preimpresor puede vivir sin ser diseñador pero a la inversa NO.

Aprende preimpresión: ¡ahorrarás dinero!

Puedes ser un gran diseñador, muy creativo y original pero si no tienes formación en preimpresión o lo que es peor, no te interesa lo más mínimo, los dolores de cabeza serán más que recurrentes por no decir que tus errores o los pagas tú, el cliente o la agencia para la que trabajas, desde luego la imprenta no se hará responsable de tus errores por mucho que trates de hacerles creer que ellos tienen la culpa. Incluso me atrevería a decir que el trabajo o cliente te durara más bien poco.

Un diseño sin un arte final cuidado no deja de ser un dibujo que luce bien en pantalla.

Antes de plantearte siquiera el trabajar por cuenta ajena y aún más por cuenta propia, debes valorar el ampliar tu formación en arte final o preimpresión, no solo para crecer profesionalmente sino para ahorrar mucho dinero.

impresion-1Antes de lanzarme al mundo Freelance he desarrollado mi carrera como diseñadora gráfica en casi todos los sectores de las artes gráficas, Offset, Flexografía, Serigrafía, Digital, Editorial… no solo me he limitado a sentarme en un ordenador y diseñar como si no hubiese un mañana. Me he preocupado de saber qué pasa con ese diseño fantástico que he realizado, cuál es su proceso completo, y para ello no hay mejor forma que ensuciándose las manos.

En mi vida profesional, he filmado, he pasado planchas, hasta he hecho las veces de maquinista, y ¿Por qué?, respuesta sencilla. Si conoces todo el proceso de impresión y sus posibles errores y fallos, en el caso de que ocurra algo en producción con tu trabajo, sabrás identificar el problema rápidamente.

Uno de los fallos más comunes en los diseñadores novatos o amateur es la sangre y los márgenes de seguridad, nadie los respeta, es algo tan sencillo y tan básico que aún no me lo explico.

Hay que tener muy en cuenta que no todos los trabajos de pre-impresión son iguales, cada uno tiene su aquél. No es lo mismo enviar a imprimir un cartel a una máquina digital, que da igual si las imágenes están en CMYK o en RGB, que enviar a filmar una etiqueta adhesiva, la flexografía es muy delicada y con muchas variables.

Aún recuerdo mis tiempos de preimpresora en flexografía y aquellas endiabladas etiquetas de una conocida marca de chucherías, (no digo el nombre por respeto), que me traían por el camino de la amargura. Los diseñadores de la agencia que nos hacían llegar los diseños, diseñar, diseñaban bien yo eso no lo pongo en duda, pero conocimientos de preimpresión no tenían ni UNO. Utilizaban trazos y textos muy finos por lo que te tirabas un buen rato realizando engordes al diseño para que luego al filmar y pasar la plancha los trazos fuesen visibles y los textos legibles.

Un error muy común entre los diseñadores es creer que lo que ven en pantalla es lo que va a salir. Para Web todo vale queridos amigos, pero para según que soporte la preimpresión es fundamental, si no la saben hacer ustedes entonces que no les extrañe que la imprenta les cobre un suplemento, en mi experiencia, bien cobrado está.

Conclusión:

girl-colorsSi eres diseñador gráfico y no has pisado una imprenta en tu vida, vas a tener muchos problemas si quieres llegar a trabajar como Freelance, anímate en el mundo de la preimpresión porque es más divertido y entretenido de lo que la mayoría de los diseñadores creen. El saber no ocupa lugar y yo no reconozco a un gran diseñador gráfico si en sus comienzos o en algún momento de su carrera, no se ensució las manos de tinta, grasa y químicos.