¿Qué son las pruebas de color?

¿Qué son las pruebas de color?

¿Todas las pruebas de imprenta son pruebas de color?

Llamamos prueba de imprenta a cualquier documento, físico o virtual, que tenga como finalidad la comprobación de algún aspecto de un trabajo impreso, antes de la impresión efectiva del trabajo. Aunque también es posible obtener pruebas sin soporte físico, es decir, en pantalla (soft proofs) en este post nos centraremos en las pruebas impresas (hard proofs).

Dependiendo de su propósito, distinguimos dos grandes tipos de pruebas:

  • Pruebas de Maquetación: Su finalidad es comprobar que la maquetación sea correcta, es decir, “que todo esté donde tiene que estar y como tiene que estar”: colocación de textos e imágenes, que se muestren las tipografías adecuadas y con las características deseadas (tamaños, interlineados, etc).
  • Pruebas de Color: Se hacen para conseguir una aproximación fiel de los colores que se obtendrán al imprimir el trabajo.

prueba de color

¿Por qué son necesarias las pruebas de color?

La fidelidad en la reproducción del color es fundamental en cualquier trabajo de impresión comercial profesional. Dado que es un “detalle” que puede influir en las ventas del producto que se está promocionando, o que puede repercutir en el reconocimiento de una marca (de ahí los colores corporativos), la gestión del color es un aspecto crítico que todo diseñador que trabaje con imprentas debe saber gestionar. Y las pruebas de color son uno más de los aspectos de la gestión del color.

En un mundo ideal, los colores que vemos en nuestros monitores se corresponderían con los que se plasman sobre el papel, pero no… no estamos en ese mundo… son muchos los factores que hacen que los colores que vemos en la pantalla no coincidan con el resultado impreso, siendo el principal el hecho de que los monitores utilizan colores aditivos (el espacio de color RGB) para dotar de color a los píxels que forman la pantalla, mientras que el resultado impreso se consigue mediante colores sustractivos (espacio de color CMYK).

Tipos de pruebas de color

Pruebas de prensa

En el campo de la impresión offset, las pruebas de prensa son aquellas que se realizan con una máquina de imprimir (idealmente la misma que posteriormente realizará la impresión de todo el tiraje), la fiabilidad es por tanto muy grande ya que las condiciones de la prueba son las mismas o muy similares a las del tiraje (procedimiento de impresión, papel, etc). El inconveniente principal es que su coste es muy elevado, puesto que hay que hacer las planchas y preparar la máquina offset como si se tratara de un tiraje real.

Pruebas de color analógicas

Las pruebas analógicas son las primeras que se hicieron fuera de las propias máquinas de imprimir y se producían a partir de las separaciones (fotolitos). Podían realizarse sobre papeles estándar o bien sobre el papel real del pedido a imprimir.

Hablamos en pasado porque aunque eran bastante fiables, con la extensión de la tecnología Computer-to-Plate (CtP) y por tanto al desaparecer la necesidad de obtener fotolitos, este tipo de prueba cayó en desuso.

Los sistemas de pruebas más conocidos en nuestro país fueron las pruebas de color MatchPrint y Cromalin. En este video podéis ver el proceso de producción de una prueba cromalin analógica:

Pruebas de color digitales

La tecnología CtP, junto con la generalización de los sistemas de impresión digital, han extendido el uso de las pruebas de color digitales. Una prueba de color digital no es más que una impresión, a partir de un archivo informático, realizada mediante una impresora digital dedicada al efecto (aunque nada impide imprimir una prueba con la misma imprenta digital que realizará más tarde el tiraje completo). Al igual que en el caso de las pruebas analógicas, pueden efectuarse sobre papeles especiales estandarizados, o bien sobre el papel real del tiraje. Hoy en día la obtención de pruebas de color digitales puede realizarse mediante diversas tecnologías, siendo las más importantes la tecnología laser, la de inyección de tinta y la de sublimación.

Cómo gestionamos las pruebas de color y de maquetación en Cevagraf

En Cevagraf ofrecemos los dos tipos de pruebas comentados al inicio del artículo: pruebas de maquetación y pruebas de color.

Para la aprobación de los trabajos requerimos la revisión y aprobación por parte del cliente de un archivo PDF ubicado en nuestro sistema de gestión de pruebas Insite Prepress. Sin embargo, en caso de que el cliente necesite ver una prueba impresa, solemos imprimir una prueba de maquetación (“plotter”) sin coste adicional.

En el caso del plotter el papel y la tinta no son los reales y se entrega sin encuadernar. El plotter se imprime en muy alta calidad y su finalidad es que el cliente vea a rasgos generales  cómo va a quedar el documento, para que lo revise y compruebe si hay que hacer más cambios. Para solicitarlo primero hay que hacer el pedido en firme y en él solicitar el plotter.

Como pruebas de color, ofrecemos pruebas digitales contractuales Cromalin. En caso de que el cliente desee una prueba de color, también debe realizarse el pedido, y en él solicitar una (o más) pruebas de color. Las pruebas de color se realizan sobre un papel especial para pruebas, no en el papel real, y tienen un coste de 10 €/página (A4) o 12 €/página (A3). Si el cliente desea las pruebas de color en papel real, existe un coste extra adicional que suele ser de alrededor de unos 35 € para una página A4. (En todos los casos hay que incluir el IVA).

¡Esperamos haber aclarado un poco el tema de las pruebas de color!

¿Qué son las pruebas de color?
Valora el contenido