Quiero imprimir mi libro: ¿Qué necesito?

imprimir mi libro

Ya has perdido la cuenta de las horas que has pasado frente al ordenador. Has superado el síndrome de la página en blanco, te has sobrepuesto a infinidad de bloqueos creativos y sí… al fin… ¡tu libro está terminado!

Ha llegado el momento de hacer tangible tu proyecto. El momento de pasar de la pantalla al papel. El momento de imprimir tu libro.

¿Te abruma tener que relacionarte con el impresor, comprender su jerga?

Lo reconocemos… el de la impresión es un mundo con un vocabulario específico y muy peculiar.

Pero tranquilo, sigue leyendo este post y la impresión de tu libro será pan comido para ti.

El primer paso: la maquetación

En primer lugar, tendrás que maquetar en un programa de edición profesional el documento que escribiste en tu procesador de textos. El documento que genera el editor de textos no es adecuado para enviar directamente a la imprenta, ya que no permite generar marcas de corte, aparte de otros aspectos que manejan los impresores. En este artículo te lo explicamos más en detalle: Por qué los preimpresores “aman” a Word.

Para maquetar el libro deberás decidir un formato y finalmente obtendrás un determinado número de páginas.

Por tanto el primer paso es maquetar el texto y las imágenes en un software como Adobe InDesign o similar.

Una vez hecha la maquetación, lo siguiente es generar los PDF. ¿Por qué decimos “los” y no “un”? Porque lo ideal es que el impresor reciba un archivo PDF del interior del libro y otro de las cubiertas (cubierta, contracubierta y lomo; exterior e interior). De esta manera se optimiza el proceso de preimpresión.

Pueden resultarte útiles las indicaciones paso a paso que damos en estos posts:

Cómo hacer un PDF para imprenta desde Adobe InDesign

Cómo preparar tu libro para la imprenta

Los PDF generados según estas indicaciones son lo que necesitará tu impresor para realizar el trabajo.

Algunas decisiones antes de imprimir tu libro

Además del formato y el número de páginas, para encargar tu trabajo necesitarás decidir algunas cosas como por ejemplo…

… tendrás que saber la cantidad de libros que vas a imprimir. Es importante ajustar la cantidad en función de la previsión que tengas de distribución/venta de tu libro. Naturalmente, cuanto mayor sea la cantidad, más elevado es el precio pero ¡ojo!, la relación cantidad/coste no es lineal, es decir, imprimir 400 libros no cuesta el doble que imprimir 200, cuesta solo un poco más. Esto es así porque en cualquier trabajo de impresión existen unos costes variables en función de la cantidad a producir, mientras que otros son fijos, es decir, independientes de cuántos libros encargues.

Es importante también que tengas claro desde el principio el tipo de encuadernación que vas a utilizar, ya que es un aspecto que influye mucho en la apariencia física del libro. La primera decisión que debes tomar es si lo quieres imprimir en rústica, o bien en tapa dura.

imprimir mi libro

La encuadernación en tapa dura transmite al libro una sensación “de lujo” y de mayor prestancia como objeto, aunque la contrapartida es un coste más elevado. Todo depende de tu presupuesto y del tipo de obra que vayas a publicar.

imprimir mi libro

Una de las cosas que suele provocar más dolores de cabeza es el tema del papel: ¿Quedará bien? ¿Se leerá bien? ¿será demasiado grueso, o demasiado fino? ¿transparentará? ¿Qué grosor necesito para las cubiertas?

Deberás decidir si el interior del libro irá impreso en papel offset o en papel estucado. El papel offset suele utilizarse en libros en los que predomina el texto “negro sobre blanco”, como por ejemplo una novela o un ensayo. Por el contrario, si tu libro cuenta con muchas ilustraciones o imágenes en color, lo recomendable es utilizar un papel estucado, ya que los colores quedarán resaltados. En este post nos referíamos específicamente a los catálogos, pero las indicaciones que damos pueden aplicarse en general a cualquier tipo de libro: Offset o Estucado: ¿Qué papel es mejor para imprimir un catálogo?

En cuanto al grosor, hay que tener en cuenta que todos los papeles transparentan en mayor o menor medida, además depende mucho de cómo sea el contenido: si hay masas (fondos) de tinta transparentará más que si no los hay. En cualquier caso, el rango de gramajes habitual para interiores de libros en papeles estucados estaría entre los 90 y los 200 g, y en papeles offset (que tienen mayor volumen) entre los 80 y los 100 g.

También es importante tener claras las tintas que se necesitarán para imprimir tanto el interior como las cubiertas del libro. Al igual que la elección del papel, esto suele depender de si en el original hay fotografías o no. En caso de que haya imágenes (normalmente, en color) la elección es la impresión 4+4. Si además quieres una protección adicional, puedes elegir impresión 5+5 (cuatricromía y barniz). Si se trata solo de texto, elige impresión en negro 1+1.

Capítulo aparte merecen las cubiertas del libro: las características a decidir dependen de si se va a encuadernar en rústica o en tapa dura. En rústica no recomendamos papeles de gramajes inferiores a 150 g (ya que serían demasiado finos y no se distinguirían del papel de interior) ni más gruesos que una cartulina gráfica de 350 g (ya que entonces serían demasiado rígidas y no facilitarían el uso del libro). Además, tendrás que pensar en el acabado de la cubierta, o sea, decidir si vas a plastificarla o no. El plastificado se aplica como una forma de proteger las cubiertas ante el deterioro causado por el uso continuado, además de aportar un detalle estético nada desdeñable. En el caso de nuestro web to print puedes elegir entre 3 tipos de plastificado: Brillo, Mate y Mate antirrayado.

Los libros en tapa dura son un poco más complejos ya que en las cubiertas intervienen varios elementos: el cartón que actúa como base, las guardas y el papel de cubiertas. La base suele ser un cartón contracolado de 2 ó 2,5 mm y para las guardas suele usarse un offset de 140 g. Ambos son estándares que utilizamos en la producción de nuestros libros. Sí puede elegirse el papel de la cubierta (brillo o mate) así como el acabado de la misma: con plastificado (de nuevo brillo, mate, o mate antirrayado) o sin él. En este caso ofrecemos adicionalmente la posibilidad de aplicar reserva UVI a una parte de la superficie de las cubiertas.

Con estos datos, ya estás preparado para encargar tu trabajo. Quedarán algunos detalles, como por ejemplo la forma de presentación de los libros (retractilado, tipo de cajas, etc), opciones que suelen variar de un impresor a otro. Ahora que ya lo tienes todo decidido 😉 nosotros te recomendamos que te pases por nuestro web-to-print, veas los precios tan interesantes que tenemos y… ¡encargues tu impresión de libros! En el siguiente vídeo te mostramos cómo obtener el precio de tus libros en menos de 2 minutos.