Realidad Aumentada para Medios Impresos


Renovando el producto impreso

Hace unos días estuve hablando con un buen amigo sobre las revistas destinadas al gran público comercial. Esas revistas que llevan muchos años copando los kioscos y que en muchos casos son grandes imperios americanos o ingleses. Sin duda, el mundo está cambiando, la perpetua conectividad de muchos de nosotros a la red es un hecho y la naturalidad con que las nuevas generaciones lo asumen, también. Teniendo en cuenta que la sociedad está cambiando a pasos agigantados la forma de acceder a la información, ¿como se adaptarán los grandes imperios editoriales a las nuevas reglas del juego?

Seguramente que la mayoría de las más importantes revistas permanecerán muchos lustros con nosotros, tienen presupuesto, creatividad y recursos de sobra para reinventarse, pero, en esa reinvención, ¿cuáles serán las transformaciones que tendrán que hacer?

Creemos obvio que el producto impreso tendrá que renovarse o morir, y hemos descubierto con alegría renovaciones más que interesantes. Es cierto que en internet hay mucha información sobre cualquier cosa, y que es relativamente fácil acceder a ella, pero también es cierto que en muchas ocasiones, hay tanto para ver que cuesta encontrar lo que realmente se está buscando. Así, creemos que si las revistas se reinventaran a si mismas y se convirtieran en un “mapa” por el que navegar a través de mucha más información, con la que acceder a contenidos exclusivos que sólo se pudieran ver a través de la revista, estaríamos frente a un panorama esperanzador.

Revistas-agosto-Collage-2

Para concretar más, estamos hablando de realidad aumentada. La realidad aumentada es una oportunidad excelente de revalorizar el producto impreso y darle ese valor añadido que necesitamos como sector para seguir en la brecha. Actualmente hay muchas aplicaciones y empresas que ofrecen esta experiencia, con lo que de aquí a unos años, será una realidad cotidiana.

De hecho, algunos clásicos del mundo impreso como el catálogo de Ikea, ya incluyen en sus catálogos experiencias de este tipo:

 

Y cuando los “grandes” empiezan a hacer cosas así, vale la pena que el resto aprendamos a hacerlo también. Aunque el efecto es espectacular y podría parecer complicado, en realidad no lo es en absoluto. En el siguiente post te explicamos cómo hacer tus propias recreaciones en 3D proyectadas sobre un producto impreso.