Sangrado en los Documentos, “un Misterioso Caso por Resolver”


El sangrado sigue siendo, incluso a día de hoy, uno de los principales problemas que se encuentran los profesionales de la preimpresión cuando reciben los archivos PDF del cliente, y al mismo tiempo, uno de los más difíciles de hacer entender a aquellos que no son profesionales en artes gráficas.

El concepto de sangrado podemos resumirlo como el espacio adicional que sobrepasa los límites del formato de página, y que necesita el preimpresor como margen extra de seguridad.

Sangres en documentos

¿Para qué es necesario este margen extra de seguridad?

Primeramente, hemos de tener en cuenta que, una vez impresas las hojas de máquina, y al pasar a los procesos de post-impresión (plegado, alzado, encabalgado, guillotinado….), tenemos máquinas que tienen mucha precisión en los ajustes de las medidas, y otras que no tienen tanta precisión. Y es por ese motivo, que estas máquinas menos precisas, siempre tienen un pequeño movimiento en los ajustes de las medidas (aproximadamente, podríamos estar hablando entre 0,5 y 1,5 mm como máximo).

Ahora bien, imaginemos que tenemos que imprimir una revista Din A4 donde todas las páginas tienen un fondo negro.

A este fondo negro no le aplicamos sangrado, es decir, que el fondo negro ocupa el mismo espacio que la página.

Si en algunos de los procesos de post-impresión tenemos un pequeño movimiento o desajuste de 1 mm (por poner un ejemplo y ver claro a lo que nos estamos refiriendo), este espacio de 1 milímetro se vería blanco, con lo cual, tendríamos un fondo negro con un espacio blanco de 1 mm por uno de los cuatro lados de la página. Esto, evidentemente, no quedaría bien.

Así pues, con el sangrado conseguimos “disimular” y mitigar este pequeño movimiento en los ajustes, y visualmente nuestra impresión del fondo negro será “perfecta”.

¿No podemos crear un documento PDF sin sangrado y justo a la medida que deseamos?

Aunque no es aconsejable, vamos a exponer un caso en que esto es posible y podríamos prescindir del sangrado: cuando no tenemos ningún elemento que sobrepase el límite de la página, es decir, cuando hay margen BLANCO por los cuatro lados de la página. Si hay movimientos, como el margen es “blanco”, no lo notaremos ni lo veremos. Un ejemplo muy frecuente al respecto, son archivos PDF de libros con márgenes blancos hechos en Word. Cuando preparamos un archivo PDF a partir de Word, no tenemos ninguna opción automática de aplicar sangrado ni marcas de corte.

FIGURA 1

Así pues, la manera correcta de preparar un archivo PDF para impresión es añadiendo el sangrado, aunque sea en blanco, y con marcas de corte. Y para ello utilizaremos los programas profesionales que estén preparados para una correcta producción de archivos PDF, como es el caso de InDesign.

Aclarar también, que las marcas de corte son importantes porque aportarán la seguridad necesaria al preimpresor para saber la medida correcta del formato de página.

¿Cómo crear el sangrado?

Vamos a poner dos ejemplos: uno para archivos InDesign y otra para archivos Photoshop, ya que hay muchos diseñadores que prefieren crear sus diseños íntegramente en Photoshop.

No obstante, aconsejamos siempre trabajar mejor con InDesign, y si trabajamos con Photoshop, recordar que siempre podemos colocar los archivos creados en Photoshop en un documento InDesign y generar los archivos PDF desde InDesign. Con InDesign podremos preparar los sangrados, las marcas de corte y los archivos PDF con mayor facilidad que con Photoshop, ya que con Photoshop no podemos guardar un archivo PDF con marcas de corte automáticamente, en cambio con InDesign sí.

Sangrado en InDesign

Lo primero de todo, cuando creemos el “Nuevo documento” seleccionaremos el “Tamaño de página” que deseemos, y en la opción “Sangrado y anotaciones” marcaremos un “Sangrado” de 3 mm.

FIGURA 2

Una vez hecho esto veremos en pantalla las líneas que delimitan el formato de la página, y a su alrededor, unas líneas rojas que nos marcarán el sangrado de la página.

Todos los elementos que incorporemos en nuestro diseño (fotos, franjas rectangulares, etc.) y que vayan justo al límite de la página, no pueden quedar justo ahí, sino que deben sobrepasar este límite de página hasta llegar a la línea roja de sangrado.

FIGURA 3

Evidentemente, hemos de tener presente que el espacio que va del límite de la página hasta la línea roja del sangrado SE PERDERÁ. Sólo sirve como margen extra de seguridad. Así pues no pongamos elementos importantes en esta zona porque los perderemos.

Ahora solo quedará preparar el archivo PDF activando el sangrado y las marcas de corte.

Sangrado en documentos

Si no activamos la opción de sangrado en el momento de hacer el archivo PDF, aunque lo hayamos definido al crear el nuevo documento, no aparecerá el sangrado correctamente.

Sangrado en Photoshop

Como hemos dicho anteriormente, cuando con Photoshop guardamos un archivo en formato PDF, no podemos dar la opción de sangrado ni de marcas de corte.

Así pues, deberemos “engañar” a Photoshop para crear manualmente nosotros el sangrado, ampliando la medida del formato original de la página.

sangrado en photoshop

Por ejemplo, para una página formato Din A4 (210 x 297 mm), crearemos un archivo que mida 216 x 303 mm, es decir, 3 mm más por cada lado de la página, teniendo en cuenta, al igual que en InDesign, que esos 3 mm quedarán cortados. Una “guía” a cada lado de la página, a una distancia de 3 mm, nos ayudará a hacernos una idea del formato de la página y del sangrado.

FIGURA 6

Una vez creado nuestro archivo PDF, para ver las medidas de los formatos de página y el sangrado, podemos utilizar Adobe Acrobat.

Os indicamos como ver estas distancias con la versión de Adobe Acrobat 9 Pro:

FIGURA 7

Avanzadas -> Producción de impresión -> Recortar páginas -> Mostrar todos los cuadros

o también desde Documento -> Recortar páginas -> Mostrar todos los cuadros

En breves palabras definimos los conceptos más importantes a tener en cuenta:

“CropBox” es la medida total del archivo PDF.

“TrimBox” se refiere al formato de la página

“BleedBox” la medida del sangrado.

Esperamos que estas instrucciones hayan sido de utilidad para nuestros lectores.