Trabajar con colores en el diseño


Los colores en el diseño gráfico

En la producción de originales se suele trabajar con colores en el diseño. En esta sección se revisarán brevemente los aspectos más importantes que hay que considerar cuando se trabaje con colores. Se analizará la relación entre los colores directos y las cuatricomías y sus distintos usos.

colores en el diseño

La elección de los colores

Para elegir los colores del documento debe decidirse si se va a imprimir con tintas planas, con cuatricomía o con ambos tipos. Los colores en cuatricomía incluyen las cuatro tintas de impresión CMYK, y las tintas planas o directas son las tintas de impresión especiales premezcladas. Estas últimas existen en una gran variedad de colores y suelen identificarse por el modelo de color Pantone.

Las tintas planas se utilizan:

Para los impresos con sólo uno o dos colores.
Para los textos de color, no negros.
En aquellos casos en que un determinado color debe ser idéntico al de una muestra, por ejemplo, en elementos corporativos y fondos de color.

Las cuatricomías se utilizan:

Para imprimir imágenes de color.
Cuando se utilizan más de dos colores.

Las cuatricomías y las tintas planas se utilizan conjuntamente:

Para lograr determinados efectos de diseño mediante una o mas tintas planas en una imagen que, por lo demás, requiere cuatricomía.
Para lograr ciertos colores especiales (por ejemplo, el color del oro o la plata, un color fluorescente, etc.) que requieren tintas planas porque no se pueden obtener con la combinación de cuatricomía.
Para los casos en los que es importante que un color quede idéntico a la muestra (por ejemplo, en logotipos y fondos de color).

La representación en el monitor de los colores de impresión es pobre. Por eso, se debería evitar elegir los colores directamente desde la pantalla. Independientemente de que se imprima en cuatricomía o tintas planas, es preferible utilizar guías para la elección de colores.

Trabajar con colores de cuatricromía

Trabajar con cuatricromía significa que se aplica el modelo sustractivo del color, o sea, los colores cyan, magenta, amarillo y negro (CMYK).

La combinación de estos colores permite reproducir una enorme variedad de colores diferentes. Los muestrarios de cuatricomía contienen combinaciones de CMYK que se pueden imprimir en distintos tipos de papel. Existen guías de cuatricromía para papeles estucados, papeles no estucados y papeles de periódico. Se debe usar el muestrario impreso en el tipo de papel que más se asemeje al que se va a utilizar en la impresión; de esta forma, se podrá apreciar directamente la combinación de colores necesaria para obtener el resultado deseado en el impreso.

Cuando se combinen cuatricromías debe evitarse crear combinaciones con una cantidad excesiva de tinta. Dependiendo del proceso de impresión y del tipo de papel, no se pueden imprimir con mas del 240 al 340% de tinta (aunque, en teoría, el valor máximo sea de 400%). Una impresión fina en offset suele aceptar aproximadamente un 340% de cobertura de tinta, mientras que valor para la impresión en papel de periódico suele ser de un 240% aproximadamente. Los valores exactos los facilita en cada caso el impresor.

Cuando se imprimen varias tintas una sobre otra no se logra nunca una coincidencia total en la sobreimpresión, sino que se produce el fenómeno denominado “fuera de registro”. En objetos grandes, como imágenes, ilustraciones, fondos o textos extensos, apenas se nota. Pero en objetos como textos pequeños, líneas finas o ilustraciones con pequeños detalles, la falta de registro se hace mucho más evidente y los objetos se perciben como si estuviesen desenfocados.

Por eso no es apropiado utilizar combinaciones de cuatricromía para dar color a los textos o a elementos en línea.

En caso de ser importante que texto o líneas tengan un color determinado, es mejor imprimirlos con una tinta plana. El mismo fenómeno puede producirse si se utilizan textos o líneas en negativo sobre un fondo de color o sobre una imagen. En esos casos, sería conveniente utiliza como color de fondo un solo color de la cuatricomía, por ejemplo el negro, o una sola tinta plana.

No obstante, si se quiere colocar texto negativo sobre un fondo, lo mejor es elegir un tipo de letra de palo seco, pues los tipos con serif tienen remates finos que pueden desaparecer si se imprimen sobre un fondo en cuatricomía. El grado de la falta de registro varía considerablemente en las distintas técnicas de impresión, por ejemplo, la impresión en periódico tiene más probabilidad de fallos de registro que la impresión offset de hojas.

Un fondo negro que deba ser negro intenso requiere una combinación de tintas que contenga un 100% de negro y alrededor de un 50% de cyan o magenta.

Eligiendo el magenta se obtiene un negro más cálido y con el cyan un negro más frío. En estos casos es importante contraer el cyan y el magenta(que se hagan más pequeños que el bloque tonal negro), de manera que no sean visibles si se produce falta de registro.

Si se coloca una foto de color al lado de un negro intenso es conveniente utilizar el método mencionado para que el fondo no resulte más pálido que las partes más oscuras de la imagen. También se puede utilizar el fondo negro intenso en aquellos casos en los que se quiere cubrir otros elementos. Las tintas de cuatricomía son transparentes, lo cual implica que un objeto impreso que este debajo de un área impresa solamente con una tinta de la cuatricomía se deja ver. Por lo tanto, un fondo que sólo esté compuesto por negro no cubrirá suficientemente otros objetos.

Trabajar con colores planos

Si se trabaja con colores planos y con cuatricromía, o con más de dos colores planos, es conveniente averiguar primero con cuántas tintas pueden imprimir las maquinas de impresión disponibles. Si sólo se puede imprimir con cuatro tintas, un impreso que deba incluir una tinta plana además de los cuatro colores de la cuatricomía deberá repetir dos veces el proceso de impresión, lo que puede influir de forma decisiva en el coste del producto.

Hay muchas industrias gráficas que disponen de máquinas que pueden imprimir con cinco, seis u ocho tintas. Si un documento en cuatricomía y dos tintas planas se imprime en una maquina de seis tintas, se pueden imprimir las seis al mismo tiempo.

Cuando se imprime en cuatricomía estándar más una o dos tintas planas se puede, por ejemplo, combinar imágenes en cuatricomía con textos, con logotipos o con tramas de tintas planas.

Otra forma común de incluir tanto tintas planas como cuatricomías en el mismo impreso es combinando el negro con una tinta plana, lo cual es habitual para hojas de cartas con membrete y para tarjetas de visita. Hay catálogos o guías PMS (Pantone Matching System) especiales que permiten elegir tintas planas y ver cual será su aspecto final en el producto impreso. Estos muestrarios de color están disponibles para papel estucado y no estucado.

Al imprimir, cada color se corresponde con una película. El número de películas corresponde al número de planchas y al número de tintas de impresión. Si se trabaja con imágenes en cuatricomía y con dos tintas planas, el documento tendrá que imprimirse con seis tintas: CMYK para las imágenes, más las dos tintas planas.

Una manera de comprobar que se ha seleccionado la cantidad correcta de tintas en el documento es hacer una prueba láser con separaciones. Cada tinta seleccionada en el documento aparecerá en una página impresa por separado, del mismo modo que cuando se imprimen las películas gráficas. Por ejemplo, si se ha hecho una página digital que contiene una imagen a todo color y dos colores directos, en la impresora se obtendrán seis páginas: las cuatro correspondientes a los colores de la imagen -una por cada color de la cuatricromía- y los colores directos.

Si hay otras tintas de impresión que también están definidas en la caja de colores, también ellas van a generar separaciones en la prueba láser, aun cuando no hayan sido utilizadas en el documento. Por eso, las tintas no utilizadas deben eliminarse antes de entregar el material para la salida de películas. Asimismo, existe el riesgo de tener que abonar la impresión de películas de las páginas en blanco provenientes de los colores de tintas seleccionadas pero no utilizadas. Al hablar con el impresor debe especificarse cuáles son las tintas planas que se han utilizado en el documento.

Cuando se vaya a convertir un color plano en cuatricromía:

1Comparar la guía Pantone con una guía de cuatricromía y encontrar la combinación de tintas CMYK que más se parezca a la tinta plana. Hay guías Pantone que muestran los colores Pantone y las combinaciones de colores CMYK equivalentes.

2Marcar la casilla correspondiente en la definición de color de los colores directos.

3Definir la combinación de tintas CMYK que se ha seleccionado basándose en las guías de colores.

Adobe Photoshop, Adobe InDesign y QuarkXPress pueden hacer la conversión de colores de las tintas directas automáticamente en el documento. Pueden aplicarse los valores de conversión propios de los programas, pero no suele dar buen resultado. Por consiguiente, es recomendable recorrer uno por uno los colores directos y separarlos.

Trabajar con barniz

A veces se quiere utilizar barniz en ciertos elementos del impreso -por ejemplo, en un logotipo- para crear un efecto especial. El barniz se puede considerar como una tinta directa. Puesto que el barniz se define en el documento como un color especial, deben indicarse los objetos que queremos que tengan barniz. Para asegurarnos de que las instrucciones son correctas, se puede sacar una prueba láser solamente con el barniz. Las superficies del impreso que salen negras son las que luego recibirán el barniz en la máquina de impresión.

Esperamos os haya sido de utilidad este artículo, y si tenéis cualquier duda, ya sabéis, contactar a través de los comentarios del post, os atenderemos lo mejor que podamos