Reseña descafeinada: Claymore de Norihiro Yagi

 

La venganza es un recurso habitual en las historias de fantasía oscura. Los personajes cabreados por la traición o una perdida dan pié a esfuerzos épicos por lograr sus objetivos. En Claymore, Norihiro Yagi nos muestra un camino de venganza que termina por convertirse en redención. El enfoque de Yagi aporta madurez a una obra que dice mucho con pocas palabras.

 

 

El universo de Claymore está dividido en 3 bandos: Los Yoma, las Claymore y los humanos.

Los Yoma son seres demoníacos que viven ocultos entre los humanos, se alimentan de ellos, deben mantenerse escondidos para no ser exterminados por las Claymore, puesto que ellas son las únicas con el poder para derrotarlos.

 

 

*ALERTA DE SPOILERS*

 

 

La trama gira entorno a Claire, una Claymore que cruza su camino con Raki, un joven que ha perdido a toda su familia a causa de los Yoma, el chico decide seguir a la chica con la esperanza de no encontrarse solo en un mundo devastado. Lo interesante de la relación entre estos dos es que Raki admira mucho a Claire hasta el punto de llegar a enamorarse, pero en cambio ella tiene la cabeza llena de odio por la muerte de alguien importante.

 

A mediados del primer acto se nos explica la razón por la cual Claire se convierte en una Claymore.  Esto es debido a la muerte de su salvadora, Teresa (la número 1 de las Claymore), que es asesinada por su compañera Priscila quien pierde el control de sus poderes y termina por transformarse en un híbrido Claymore/Yoma. Claire, tras ser ignorada por Priscila por ser demasiado débil, decide buscar a la orden y encontrar el poder necesario para tomar venganza.

 

 

Hasta aquí no hay nada que parezca diferente a lo habitual, pero el aspecto en el que Yagi hace más hincapié y se muestra como lo más interesante es el contraste en las relaciones que tienen las Claymore entre ellas. Muchas de ellas desarrollan sentimientos por el resto hasta el punto de amarse, algo irónico puesto que son creadas como armas humanas. Norihiro Yagi sabe como crear personajes muy humanos y cercanos al lector.

 

Cerca del final de la historia llega la guinda del pastel y el cierre final a los fantasmas del pasado que persiguen a Claire puesto que cuando se le presenta la oportunidad de por fin tomar su venganza no mata a Priscila. El mensaje de Yagi es claro: “Matarla no va a hacer que Teresa vuelva, y por tanto el dolor no va a desaparecer”. Un pensamiento muy interesante que termina por redondear a un personaje tan bien construido como Claire.

 

 

La obra es una reflexión personal del autor, se muestra sincera desde la página uno y sabe a qué público se dirige. Si esperas acción sin sentido y peleas de alto calibre no las vas a encontrar, todos los sucesos de la trama son peldaños para solucionar un problema que inunda al mundo: “El odio”.

 

LO MEJOR:

  • Muy buen guión y desarrollo de la historia.
  • Impresionante trabajo de ilustración en los paneles de doble página.
  • Cuidado del universo sobre el que trabaja.
  • Final que no te deja indiferente.

 

LO PEOR:

  • En el algunos paneles la calidad del dibujo baja notablemente.
  • Algunos personajes se olvidan por el camino.

 

 

Si te ha gustado, comparte ;)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *