10 Partes de un Libro que tal vez no Conocías

Partes de un Libro

Para una correcta comunicación en entornos profesionales, se requiere de precisión en el lenguaje. En nuestro día a día imprimiendo libros para nuestros clientes nos damos cuenta de la importancia de esta precisión, pues es una forma de facilitar que los trabajos lleguen a buen puerto.

En Internet pueden encontrarse muchos post que hacen referencia a las diferentes partes de un libro, pero prácticamente todos ellos mezclan las partes de los libros como objeto con las diferentes partes según el contenido de los mismos. Es por ello que nos ha parecido interesante en esta ocasión presentarte un resumen de los términos que solemos utilizar al referirnos a las diferentes partes físicas de un libro, aquéllas más directamente relacionadas con los procesos de impresión y encuadernación. Veamos cuáles son:

1. Cubierta y contracubierta

Las cubiertas de un libro son la parte exterior, lo que percibimos cuando el libro está cerrado. Están formadas por la cubierta, la contracubierta y el lomo. La cubierta de un libro es la parte delantera del mismo. Un diseño de cubierta atractivo es un factor que propiciará las ventas de tu libro. La contracubierta es, como cabía esperar, la parte trasera, en la cual suele incluirse una breve presentación de la obra que incite a la lectura (y a la compra) de la misma. Y como nos recuerda Mariana Eguaras en su excelente blog, la cubierta de un libro no es su portada (ni la contracubierta su contraportada), no caigas en esta confusión tan habitual.

Las cubiertas suelen imprimirse sobre papeles más gruesos que los del interior, y sobre ellas pueden aplicarse acabados como por ejemplo el plastificado. En nuestra tienda online encontrarás una amplia variedad de papeles para las cubiertas de tu libro, así como diversos tipos de plastificado (brillo, mate, mate antirrayado) y el barniz UVI selectivo. En el caso de la encuadernación en tapa dura nos referimos a las cubiertas también como “tapas”.

Partes de un Libro

2. Lomo

El lomo forma parte de las cubiertas; es la parte del libro que se encuentra entre la cubierta y la contracubierta, siendo su función la de unir ambas partes con las páginas del libro. En el lomo se incluye normalmente el título del libro, el nombre del autor o autores y también el nombre y/o logotipo de la casa editora. Puede ser recto, característico de las encuadernaciones en rústica, o bien redondo, propio de los volúmenes encuadernados en tapa dura (aunque un libro tapa dura también puede tener lomo recto, como vemos en la imagen):
lomos_ok

El lomo suele unirse al interior del libro mediante cola, siendo las más habituales hoy en día en impresión comercial la cola EVA, utilizada en los libros encuadernados en rústica fresada, y la cola PUR, de mayor resistencia y utilizada, claro, en los libros encuadernados en rústica PUR.

En el momento de preparar la impresión de un libro, las cubiertas son quizá el elemento que presenta más dificultades. Para que las cubiertas no te supongan un dolor de cabeza a la hora de imprimir tu libro, hemos preparado un post en el que explicamos de forma muy sencilla cómo preparar tu libro para la  imprenta.

3. Frente, Cabeza y Pie: los cortes de un libro

Hablamos de la “cabeza” de un libro cuando nos referimos a la parte superior del mismo. La parte inferior recibe el nombre de “pie”. Fácil, ¿no?

Ambos, Cabeza y Pie son “cortes” del libro (para hacerlo hay que “cortar” por ahí). El tercer corte necesario se conoce como “frente”, “canto” o “corte delantero”. Si te fijas en los libros que tienes en casa, verás que este último corte es recto pero en los libros con lomo redondo ya no es recto sino cóncavo (¿lo sabías?: Esta forma cóncava del corte delantero se conoce como “mediacaña”).

4. El interior o “taco”

El interior es, como su nombre indica, el conjunto formado por las páginas interiores que conforman un determinado volumen. En el sector de la encuadernación solemos hablar del “taco” para referirnos al interior.

Dependiendo del tipo de encuadernación, el taco estará formado por pliegos o bien por hojas sueltas. En el caso de la encuadernación rústica cosida y la tapa dura, el taco se forma reuniendo y cosiendo diversos pliegos, mientras que los tacos de los libros con encuadernación fresada son previamente cortados antes de ser fresados, encolados y unidos a las cubiertas.

5. Las solapas

partes de un libro

Las solapas son extensiones de la cubierta y/o de la contracubierta plegadas hacia al interior, de manera que no quedan visibles cuando el libro está cerrado. Son una manera de conferir un mayor grosor a las cubiertas en el caso de los libros encuadernados en rústica, transmitiendo una sensación de mejor acabado que sin ellas. Además, las solapas de un libro son el soporte perfecto para mostrarnos informaciones de interés, como por ejemplo la biografía del autor o para presentarnos otros libros de la misma colección. En la tienda online podrás indicar todo lo relativo a las solapas en el mismo formulario de cálculo de precio:

partes de un libro

6. El hendido de cortesía

En artes gráficas hablamos de hendido para referirnos al resultado de presionar una hoja de papel contra una cuchilla sin que el papel llegue a cortarse, obteniéndose una marca lineal ranurada sobre la superficie del mismo. Esta marca permitirá plegar fácilmente el papel por la línea del hendido.

En el caso específico de los libros es habitual realizar lo que se llama el “hendido de cortesía” a pocos centímetros del lomo tanto en la cubierta como en la contracubierta, con una doble finalidad: facilitar la abertura de las cubiertas (recordemos que suele tratarse de papeles bastante rígidos) y aportar además un detalle estético.

7. Sobrecubiertas, chaquetas, forros y camisas

Chaquetas, Camisas, Forros… como ves, cuando nos referimos al elemento que protege a las cubiertas, la lengua castellana es especialmente descriptiva y rica en símiles “textiles”. Las sobrecubiertas son una pieza que solemos encontrar en el caso de libros impresos en tapa dura y además de la función protectora, en el caso de encuadernaciones en tela o piel permiten disponer de una portada atractiva a todo color, ya que no es posible la impresión en color directamente sobre estas superficies.

8. La Faja

Y siguiendo con el vocabulario textil trasladado al mundo de los libros, nos encontramos con  las “fajas”, bandas de papel que envuelven (“enfajan”) al libro todavía no vendido y que suelen utilizarse como reclamo publicitario del mismo.

faja_ok

9. Las Guardas

Las guardas, término propio de la encuadernación en tapa dura, son las hojas que unen el taco con las cubiertas del libro. Todo libro en tapa dura consta de 2 guardas: guarda delantera o de cubierta y guarda trasera o de contracubierta. Hablando con propiedad, las guardas son dípticos. En el caso de la guarda delantera, el cuerpo izquierdo del díptico se encola sobre el cartón de la cubierta, y el cuerpo derecho queda libre, como una hoja más. En el caso de la guarda trasera, el cuerpo izquierdo del díptico queda libre y el cuerpo derecho se encola al cartón de la contracubierta. El soporte más habitual para las guardas es el papel offset de 140 g., el cual ofrece una buena consistencia y calidad.

guardas_ok

10. Las Cabezadas

Si miras la “cabeza” o el “pie” de los libros, ¿te has fijado alguna vez en que algunos tienen una especie de tira de tela de colores? Su función es decorar el libro y proteger su interior del polvo y aunque son un elemento más propio de la encuadernación artesanal, también las encontramos en algunos libros “industriales”.

cabezada_ok

¡Y hasta aquí nuestro repaso a las partes de un libro! No están todas, claro, y se podría comentar mucho más sobre cada una de ellas, pero esperamos que este post te haya sido de utilidad. Si te interesa imprimir libros, en el siguiente vídeo te mostramos cómo obtener el precio de tus libros… ¡en menos de 1 minuto y medio!

10 Partes de un Libro que tal vez no Conocías
Valora el contenido