Tipos de papel: los no estucados


El número de tipos de papel que hay en el mercado es muy elevado, y hacer el recuento podría hacer este artículo interminable. Por ello, consideramos más importante limitarnos a los que se encuentran más comúnmente en el mercado de la impresión y la escritura. El artículo es un tanto técnico, nos hemos dado cuenta, pero consideramos que quien necesita esta información realmente necesita entender los conceptos que se explican. Para una mejor comprensión de los diferentes conceptos esperamos poder serles de utilidad si nos lo comunican a través de los comentarios del post.

Los tipos de papel NO estucados son papeles que no pasan por el estucador, y el único tratamiento superficial que llevan es el que se les da en la size-press. A continuación, describiremos los más importantes:

Offset naturales

Aunque es así como son conocidos en el mercado, podemos decir que el nombre no es muy correcto, ya que, en realidad, el offset es más un tipo de impresión que de papel, porque todos los papeles que hemos descrito hasta ahora los podemos imprimir con este sistema. Son papeles acabados en las calandras alisadoras, a veces muy rugosos y otros más lisos.

Los podemos fabricar con 100% de pasta química, o bien con mezclas de química y mecánica o incluso papel reciclado. Hay variedades blancas y de colores. Los gramajes suelen ir desde 50 g/m2 hasta 250 g/m2. Los podemos presentar en las formas que exponemos seguidamente.

Offset Volumen

Es una especialidad de la anterior en la que el volumen específico es superior a 1.65. Lo fabricamos de manera similar, pero en su composición fibrosa hay un contenido menor de cargas, para incrementar el espesor. A veces, cuando el papel es de un volumen superior a 1,75 suele tener cantidades elevadas de pasta mecánica en su composición. Como sabemos, la pasta mecánica ayuda a conseguir más fácilmente un volumen específico elevado.

Papel para fotocopias

Es un offset natural. Sin embargo, suele ser un poco más seco, especialmente cuando va destinado a fotocopiadoras de láser caliente o fotocopiadoras de productividad alta, donde el papel es impreso por las dos caras, para evitar problemas de arrollamientos. Generalmente, es servido en resmas de formato A-4 o A-3. Puede ser 100% de pasta química, pero también se utilizan papeles fabricados con fibras secundarias. El gramaje más corriente es de 80g/m2.

Formularios

Con este nombre se conocen los papeles destinados a lo que comúnmente denominamos pijamas de ordenador. Siempre son suministrados en bobinas, y tienen un contenido en cargas inferior al de los offset naturales, para mejorar su rigidez. Solemos fabricarlos con pasta química, aunque últimamente también se utiliza pasta mecánica y, incluso, fibras secundarias. Lógicamente, en estos últimos casos, se produce mayor desprendimiento del polvo. Los gramajes suelen ir de 50 a 100 g/m2.

Papel para cuadernos

Generalmente es un papel con un grado de encolado Cobb inferior a 20 g/m2. El motivo es que se imprime con tintas al agua por un lado, y, además, debe permitir la escritura con rotulador y pluma estilográfica.

Registros

Papel fabricado con un porcentaje elevado de fibra larga. Tiene usos muy específicos, como para mapas (en este caso, se utiliza el llamado registro cartográfico), o bien para usos especiales, como por ejemplo acciones, registros de la propiedad, etc. Son papeles de elevada resistencia a los dobles pliegues, y, normalmente, son de color blanco y de color de hueso. Su uso va disminuyendo gradualmente, y, actualmente, este tipo de papel se fabrica muy poco.

Pergaminos

Aunque el pergamino, originalmente, era un material de escritura que se obtenía de pieles de animales, actualmente, reciben este nombre los papeles muy refinados, con un contenido escaso de cargas y, sobre todo, con una extraordinaria formación de la hoja (los papeleros hablamos de muy buena << transparencia >>).

Lo podemos presentar en color blanco o en colores tenues. Normalmente, se los utiliza en cartas de gran prestigio y, generalmente, se distinguen por el tacto agradable, más que por su calidad de impresión, ya que habitualmente sólo se imprimen en un color. Debido a su refinamiento elevado, son inestables dimensionalmente, por lo que no es recomendable usarlos en cuatricromías, especialmente si los imprimimos en máquinas de uno o dos colores.

A veces, hay pergaminos con marca al agua, o lisos. También hay de verjurados y gofrados. La marca al agua y el verjurado los hacemos en un dandy roll especial mientras que el gofrado lo realizamos fuera de la máquina, al igual que en el caso de los estucados arte.

Cartulinas no estucadas

Son papeles de gramaje alto superior a 160 g/m2. Dentro del ámbito del mercado, muchos impresores suelen llamar cartulina a los tipos de papel que superen este gramaje. Hay diferentes calidades, según su formulación y su acabado, tales como cartulina extra, Bristol, corriente, opalinas, etc.

Son papeles sin estucar, aunque en el mercado también están las cartulinas y los cartoncitos estucados, de los cuales trataremos posteriormente. Las cartulinas pueden ser de color blanco y de un elevado número de colores, tanto tenues como intensos. Los gramajes más característicos son 180 y 250 g/m2.

Papeles prensa

Son papeles sin estucar destinados a la impresión de periódicos y con un contenido de pasta mecánica muy elevado, prácticamente el 100%. Una variedad del papel prensa es el que pasa por una supercalandra para convertirlo en un papel supercalandrado, conocido habitualmente como papel SC. Estos papeles se suelen fabricar, también, con porcentajes elevados de fibras secundarias, es decir, muchas veces son papeles reciclados. Generalmente, utilizamos los papeles SC, igual que los LWC, para la impresión de revistas.

Papeles de embalaje

Dentro de este grupo, establecemos tres subgrupos:

a) Kraft.
b) Test liner.
c) Biclasses.

Normalmente, son papeles fabricados con dos capas que pueden ser crudas, es decir, de pasta sin blanquear, o bien, pueden ser una cruda y la otra emblanquecida. Esta última la ponemos siempre en la parte superior.

Papeles Kraft

Son constituidos por fibra virgen obtenida generalmente por sistema Kraft, que ya hemos descrito en la fabricación del papel. Son papeles de gran resistencia.

Cartulinas estucadas y cartoncillo

Hay tres tipos:

a) Cartulina sólida emblanquecida.
b) Folding.
c) Cartoncillo.

En cuanto a la fabricación, los tres productos son iguales, pero en cuanto a la composición son completamente diferentes. La estructura es de tres capas de papel llamadas: cara, tripa y reverso, estucadas por la cara.

Cartulina sólida emblanquecida

Las capas A, B, y C son de pasta química emblanquecida. Normalmente, es utilizada para portadas, cubiertas de libros y cajas para el embalaje de productos de calidad. No debemos confundir con la cartulina de qué hemos hablado anteriormente, que es un producto sin estucar destinado a las tarjetas, mientras que ésta destinada a impresiones en cuatricromía, tales como postales, portadas de libros, etc.

Folding

Las capas A y C son de pasta química emblanquecida. La B es de pasta mecánica, y la añadimos para proporcionar rigidez. Este producto es específico para cadenas envasadoras de gran velocidad en las que la rigidez es una característica crítica. El reverso puede ser de color blanco o madera.

Cartoncillo

La capa A es pasta química emblanquecida. Las capas B y C suelen ser papeles reciclados. El color del dorso es gris, madera o blanco. Este producto es utilizado para el embalaje. A veces, la cartulina y el folding blanco, llevan una capa de estuco de 10 g/m2 en el dorso, para conseguir mayor imprimibilidad en los casos que sea necesario.

También dentro de las cualidades cartulina y folding hay productos fabricados con fibras secundarias. Generalmente, estos productos tienen una imprimibilidad aceptable, sin embargo, tienen una rigidez sensiblemente inferior a la de los productos fabricados con fibras primarias.

Papel sintético

Con este nombre llamamos a los tipos de papel fabricados con fibra sintética. El proceso de producción de este papel consiste en dispersar unas fibras de polietileno, disueltas en un disolvente, sobre una tela continua. Las fibras se entrelazan entre sí en diferentes capas. Después, la masa de fibra pasa por un cilindro que funde y produce unos enlaces muy fuertes entre las fibras que hacen al producto prácticamente irrompible. Este papel se suele utilizar para sobres, pancartas, etiquetas ….

Dentro de estos papeles, uno de los más característicos es lo que conocemos con el nombre comercial de Tyvek. Este producto puede ser impreso en cualquier sistema de impresión y es suministrado en hojas y bobinas.

Tipos de papel: los no estucados
Valora el contenido