,

Arte Final: ¿Cómo preparar los Archivos de Impresión de mi Libro?

¿Cómo preparar los archivos de impresión de mi libro?

Soy un diseñador gráfico y estoy trabajando en el arte final del libro que la editorial en la que trabajo va a publicar próximamente. A la hora de preparar los archivos (artes finales) para la imprenta son varias las cuestiones que se me plantean, puesto que diversos son los conceptos y variables que intervienen en la maquetación de un libro. Una buena preparación de los archivos de impresión de un libro es fundamental para evitar costes añadidos y gestiones superfluas (y con frecuencia molestas).

Cuestiones sobre el arte final de mi libro que planteo a mi imprenta

¿En cuanto al número de páginas, cuál es la relación o proporción que mi libro debe tener?

En principio es necesario diferenciar entre páginas y hojas. Una hoja se compone de 2 páginas, es obvio, pero es necesario tenerlo presente para que el número de páginas de todo libro, catálogo, agenda o revista sea par (nunca impar). En el caso de un libro, el número de páginas tiene que ser siempre múltiplo de 4, por el tema de los pliegos de impresión. Por ejemplo, un libro no debe tener 150 páginas, sino 148 ó 152 páginas.
A la hora de preparar el arte final de un libro, el número de páginas debe ser múltiplo de 4. Hablamos aquí solamente de las páginas interiores, ya que las cubiertas se tratan aparte. En el cómputo de páginas, es necesario no incluir las cubiertas y considerar a éstas aparte.
La terminología más adecuada sería, por ejemplo: Libro de 152 páginas + cubiertas.

¿Cómo preparo el arte final de las páginas interiores de mi libro?

Las páginas interiores hay que trabajarlas siempre al formato individual de página, por ejemplo, si el libro tiene un formato cerrado DIN A5, en el programa de maquetación hay que definir un tamaño de documento de DIN A5 (más el área de sangrado de 3 mm.) En el programa de maquetación se puede trabajar con las páginas encaradas, muy cómodo y práctico a la hora de compaginar. Sin embargo, a la hora de generar el archivo PDF para la imprenta, las páginas han de estar individualizadas (al formato cerrado del libro), e incluir las áreas de sangrado y las marcas de corte. Si en la maquetación se han incluido páginas en blanco, sea al principio o al final del libro, tales páginas también deben incluirse en el PDF final.

¿Cómo preparo  el arte final de las cubiertas? ¿Las trato aparte de los archivos de páginas interiores?

Sí, recomendamos trabajar las cubiertas en archivo aparte. Las cubiertas no deben tener la misma medida que el formato cerrado del libro. Por ejemplo, si el formato del libro cerrado es DIN A5, las cubiertas no deben prepararse bajo la forma de 4 páginas DIN A5 (portada, interior portada, interior contraportada y contraportada). Es necesario maquetar las cubiertas ya montadas, es decir, al formato abierto del libro más el lomo.

Pongamos un ejemplo: si el libro mide 14,8 x 21 cm. cerrado y el lomo mide 10 mm., y las cubiertas van a imprimirse por ambas caras (4+4 CMYK), el archivo de las cubiertas debe constar de 2 páginas a formato 306 x 210 mm.:
– En la primera página colocamos la contraportada a la izquierda, el lomo en el centro (como es lógico) y la portada a la derecha.
– En la segunda página situamos el interior de portada a la izquierda, el área interior del lomo en el centro y el interior de contraportada a la derecha.

En cuanto al área interior del lomo (por donde el taco de páginas interiores se encolará a las cubiertas), ésta debe estar en blanco (es decir, no hay que colocar ningún elemento imprimible, ni mucho menos ninguna masa de tinta), para facilitar el buen agarre de la cola y por tanto asegurar una calidad de encuadernación óptima.

arte final de un libro

Si quiero incluir solapas en las cubiertas de mi libro, ¿cómo preparar la maquetación de las cubiertas?

Al añadir solapas a las cubiertas de un libro (lo habitual es colocar 2 solapas, una en la portada y otra en la contraportada), es necesario aumentar en 2 mm. el ancho de la portada y el ancho de la contraportada, en relación al formato de las páginas interiores.
Por ejemplo, si el libro mide 14,8 x 21 cm. cerrado, el lomo mide 10 mm. y las cubiertas llevan 2 solapas de 8 cm. cada una (siendo la impresión de cubiertas a una cara, 4+0 CMYK), el archivo de cubiertas debe constar de una sola página a formato 470 x 210 mm. El desarrollo de la medida (en anchura) sería: 80 mm. (solapa contraportada) + 150 mm. (contraportada) + 10 mm. (lomo) + 150 mm (portada) + 80 mm. (solapa de portada).

¿Por qué añadir estos 2 mm. de más a portada y contraportada? Para conferir más elegancia al libro. Es un tema estético, pero que no se puede desdeñar. Invito al lector a que coja cualquier libro con solapas que tenga a mano; podrá observar cómo la portada y la contra son más anchas que el taco de páginas interiores… con lo que se obtiene un producto muy bonito y elegante. Si portada y contra quedasen a la misma anchura que el taco de páginas interiores, o incluso ligeramente más cortas, el resultado visual sería poco atractivo…

Otra consideración técnica podemos añadir con respecto a la mayor anchura de portada y contra: En los libros sin solapas, la guillotina trilateral corta el libro a la vez por la cabeza, el pie y la parte frontal; y lo hace con el libro ya “cubierto”, de forma que el taco interior y las cubiertas siempre van a quedar a la misma anchura. En los libros con solapas, la guillotina trilateral corte el libro a la vez por la cabeza y el pie, pero no por la parte frontal (¡porque cortaríamos las solapas!) El taco interior ya ha sido cortado previamente por la parte frontal. En todo proceso industrial puede haber ligeras variaciones en cuanto a medidas, por eso es necesario que la portada y contraportada sean más anchas que los interiores, puesto que si no lo fueran, esas mínimas variaciones podrían provocar que las cubiertas quedasen o bien igual, o bien más cortas o bien más largas que las páginas interiores… de forma aleatoria entre cada uno de los ejemplares de la tirada.

A la hora de maquetar, recomendamos que la imagen de la portada “invada” unos mm. el área de su solapa, y lo mismo con la imagen de la contraportada en relación a su solapa. De esta forma, con el libro cerrado en nuestras manos, en ese “reborde” originado por la mayor anchura de portada y contra, vamos a ver la misma imagen que en portada y contra. Nuevamente es un tema estético, pero hay que reconocer que las cosas “entran por los ojos”.

¿Cómo calculo la medida del lomo de mi libro?

Recomendamos consultar siempre al impresor. Nosotros, en Cevagraf realizamos el cálculo del lomo en base a los tipos de papel a utilizar (tanto para cubiertas como para interiores). Una vez hecho el cálculo, informamos a nuestros clientes de la medida del lomo para que aquéllos puedan ajustar la maquetación de las cubiertas.

El diseñador puede hacer un cálculo previo y aproximado del lomo de su libro, pero siempre sujeto a la confirmación o rectificación por parte de tu imprenta.

Si quiero añadir barniz UVI selectivo a las cubiertas de mi libro, ¿el archivo del barniz UVI lo debo tratar aparte del archivo de impresión?

Sí, recomendamos que el archivo del barniz UVI selectivo esté aparte del archivo de impresión. Desaconsejamos incluir el barniz UVI como una quinta tinta en el archivo de impresión. En el archivo del UVI, las áreas en las que será de aplicación dicho barniz deben estar únicamente al 100% del color negro, no deben usarse tramas de negro ni ningún otro color, ya sean colores directos o cuatricromía: únicamente deben usarse masas (100%) de negro.

¿Y si quiero aplicar stamping (sea oro o plata) a las cubiertas de mi libro?

Igual que en el caso del barniz UVI selectivo, el archivo del stamping ha de estar aparte del arte final y las áreas de aplicación del stamping han de estar pintadas como masas al 100% de negro. No utilizar tramas de negro ni ningún otro color.

¿Qué medida de área de sangrado debo establecer en el arte final de mi libro?

El área de sangrado en los archivos de impresión de un libro ha de ser 3 mm., que es la medida habitual en la mayoría de productos impresos. A la hora de generar el PDF para impresión, la separación entre la marcas de corte (“desplazamiento” en algunos programas) debe ser también de 3 mm. Es importante que los elementos que deban “hacer sangres” ocupen toda el área de sangrado, no hay que escatimar en este sentido y colocar elementos con tan sólo 1 mm. de sangres o a ran del corte, por ejemplo. En la impresión y encuadernación de libros las formas impresas se pliegan (pliegos de 4, 8, 12 y 16 pp., por ejemplo, según el formato del libro), y las mínimas variaciones propia de todo proceso industrial podrían hacer que elementos colocados a ran del corte no llegasen hasta el borde de página y se viera una finísima y poco estética línea blanca.

En la maquetación de mi libro, ¿puedo colocar los números de página o los títulos de sección (texto girado en la parte superior) cerca del límite de página?

A la hora de preparar los artes finales del libro hay que respetar un margen de seguridad de unos 5 mm., alrededor del cual no hay que colocar ningún elemento útil (texto, logos) ni ningún otro elemento que no deba “hacer sangres”. Por la misma explicación que en el párrafo anterior, tales elementos (los números de página o folios, por ejemplo) colocados a 1 ó 2 mm. del límite de página podrían quedar a ran o incluso ser cortados durante la encuadernación del libro.

archivos-imprimir-libro

¿Qué debo tener en cuenta si deseo encuadernar mi libro en tapa dura?

Respecto a las páginas interiores, podemos aplicar lo expuesto anteriormente. Con relación a las cubiertas, reiteramos que tu imprenta calculará la medida del lomo y te enviará el desarrollo de las medidas de las cubiertas o forro. La particularidad es que el área de sangrado del forro debe ser de 20 mm. Asimismo, la separación entre las marcas de corte debe ser también de 20 mm. El área de sangrado debe ser mayor del habitual porque la cubierta forra y envuelve el cartón por la parte de atrás, sobre la cual se aplican las guardas. Así es que necesitamos que las imágenes “a sangre” ocupen toda el área que va a envolver el cartón, para evitar que se vean bordes blancos.

Ya que hablamos de encuadernación en tapa dura, ¿cómo maqueto las guardas si éstas han de ser impresas por ambas caras?

Las guardas hay que maquetarlas como si fueran “dípticos”, multiplicando x 2 la medida de ancho de las páginas interiores. Por ejemplo, si las páginas interiores miden 21 x 29,7 cm. y las guardas van impresas a 4+4 CMYK (ambas caras), maquetaremos las guardas con 4 páginas a formato 42 x 29,7 cm.:
– La página 1 será la guarda de portada “exterior”, la que vemos nada más abrir el libro.
– La página 2 será la guarda de portada “interior”: En la mitad izquierda de la misma podemos colocar elementos a imprimir, mientras que en la mitad derecha no debemos colocar nada, puesto que va a quedar encolada al cartón de las tapas.
– La página 3 será la guarda de contraportada “interior”: La mitad izquierda es la que va a ir encolada al cartón, mientras que en la mitad derecha podemos colocar elementos a imprimir.
– La página 4 será la guarda de contraportada “exterior”, la que vemos justo antes de cerrar el libro; podemos colocar elementos a imprimir en toda su superficie.
El área de sangrado de las guardas debe ser de 3 mm.

La impresión de mi libro se realizará a 4+4 CMYK, ¿en qué modo de color deben estar las imágenes?

Las imágenes (fotos, logos…) deben estar en modo CMYK, no en RGB. A la hora de realizar el arte final del libro, hay que abrir las imágenes en Photoshop y comprobar que estén en modo CMYK, y asignarles el perfil de color Fogra 39. Aquellas imágenes que eventualmente pudieran estar en otros modos de color (RGB, LAB…) hay que pasarlas a CMYK. Una vez todas las imágenes en este modo de color, colocarlas en el programa de maquetación.

Y ya que hablamos de colores, en el programa de maquetación los colores (“muestras”) en uso deben estar también en cuatricromía, no en tintas directas pantone. Las transparencias aplicadas también deben estar en cuatricromía.

La impresión del libro se realiza en tintas de gama cuatricromía (cian, magenta, amarillo y negro). El software de flujo de trabajo del departamento de Preimpresión convierte automáticamente las imágenes en RGB y los colores pantone a cuatricromía, pero en este proceso se producen cambios en las tonalidades de color más o menos acusados. Para evitar resultados inesperados en la impresión, recomendamos vivamente que tanto los colores como las imágenes estén en origen en color CMYK.

¿Y si voy a imprimir las páginas interiores de mi libro a 1+1 negro?

En este caso solamente debe estar en uso la tinta negra, en los archivos de impresión. Es muy evidente, pero es necesario prestar atención al hecho de que las imágenes han de estar en modo “escala de grises” y no en RGB ni CMYK. Una imagen puede tener la apariencia de estar en escala de grises y sin embargo estar compuesta por colores de cuatricromía. Es decir, a la vista puede parecer que está en blanco y negro, con su gama de grises correspondiente, pero en realidad estar en colores de cuatricromía. Recomendamos vivamente que las imágenes y logos estén en el modo “escala de grises” antes de colocarlas en el programa de maquetación.

Además, a la hora de generar el PDF es necesario no incluir la “barra de color”, disponible en las opciones de generación del PDF. Por más que todos los elementos de nuestro libro estén en color negro, al activar esa opción al hacer el PDF, aparecerán esas barras de color (en la parte de arriba de la página) y provocarán que aparezcan también los colores cian, magenta y amarillo en nuestro PDF. Al generar el PDF, es suficiente con incluir sólo las marcas de corte exteriores, con el área de sangrado correspondiente.

En el caso de páginas interiores a imprimir a 2+2 (pantone y negro), en el arte final sólo deben estar aplicados el negro y el color pantone elegido (como tinta directa). No deben usarse colores de cuatricromía, y por supuesto las imágenes (fotos y logos) no deben estar tampoco en CMYK.

imprimir las páginas interiores de mi libro a 1+1 negro

 

Aprovechamos para hacer una breve digresión: No debe confundirse el color negro con el color “Registro” disponible en los programas de maquetación y dibujo vectorial. Todo elemento sobre el que se aplique el color “Registro” saldrá con un 100% de los cuatro colores de gama (cian, magenta, amarillo y negro). Aquellos elementos a imprimir que tengan aplicado el color “Registro”, se imprimirán con los 4 colores, lo cual puede provocar problemas de secado de la tinta y de repintado (si se trata de masas) o de registro (si se trata de textos finos). En los fondos o masas de color negro, para obtener un negro bonito basta con aplicar un 50% de Cian y un 100% de Negro. En los textos en negro, es preciso usar sólo el color “negro” al 100%.

Colofón

Un proverbio hindú expresa: “Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.” Los libros son vehículos de transmisión de conocimientos, y no sólo eso, sino que en ellos también van impresos los sentimientos y experiencias de los autores. La cultura se recoge y difunde a través de los libros. Sea cual sea la temática del libro, en Cevagraf disponemos de los medios técnicos y humanos para la impresión y encuadernación de tu libro. ¡Visítanos y descubre cómo podemos ayudarte!

Arte Final: ¿Cómo preparar los Archivos de Impresión de mi Libro?
5 (100%) 6 vote[s]